En nuestros años de experiencia en el sector de las pymes, hemos observado que el resguardo de la marca, entre otros derechos de Propiedad Intelectual, se realiza cuando los proyectos han alcanzado un nivel de desarrollo avanzado. Teniendo en cuenta la cantidad de inversiones que deben realizarse en el comienzo, es lógico que se establezcan prioridades que los lleven a hacerlo de esta manera. Lamentablemente este accionar suele colocarlos en una situación de vulnerabilidad que hace peligrar el futuro de la empresa.

Contacto: Bonetto Nuñez & Asoc