En anteriores ediciones hemos analizado distintos puntos a tener en cuenta  al momento de crear una marca, pero atendiendo específicamente a QUE debe registrarse, debemos focalizarnos en aquel signo distintivo que diferencia nuestro producto o servicio de los de la competencia y del mismo producto. Este signo marcario puede estar compuesto por una tipografía especial, por una combinación de colores especifica, un logotipo, un isotipo o incluso solamente por una palabra o dibujo. Estos tipos de marcas se conocen como denominativas, figurativas o mixtas, entre otras. Por lo tanto, es preciso individualizar que signo es aquel que nos diferencia y registrarlo.

El momento adecuado para solicitar una marca es antes de tener una exposición comercial masiva, entendiéndose como tal la comercialización del producto o servicio, la publicación en redes, la exposición en ferias, la publicidad en medios, etc. Es importante tener en cuenta que a  mayor exposición, mayor será el riesgo de que terceros realicen usos indebidos sobre nuestra imagen  y hasta obtener el registro definitivo no tendremos ninguna facultad para impedirlo.

La titularidad de los derechos sobre una marca pueden recaer sobre una o varias personas, pueden ser titulares personas humanas y/o jurídicas y  asignarles iguales o  distintos porcentajes a cada una de ellas de acuerdo a la participación que tengan sobre la marca. En lo referente a las personas humanas el sistema del Instituto Nacional de Propiedad Industrial no exige estar inscripto en una categoría específica ante AFIP (monotributo, responsable inscripto, etc), sino que simplemente se debe tener un numero de CUIT/CUIL. En lo que respecta a las personas jurídicas es necesaria la inscripción definitiva de las mismas. Por lo tanto, las personas jurídicas en proceso de formación no pueden solicitar marcas ante I.N.P.I.

ESTUDIO BONETTO, NUÑEZ & Asoc

  • Tel: 0351 4233029
  • info@bonettonunez.com.ar
  • www.bonettonunez.com.ar