La organización de un emprendimiento, sea familiar o no, es uno de los ejes bisagras camino a la evolución y a la posibilidad de que el mismo sea sustentable y sostenible en el tiempo. Por lo tanto su abordaje natural facilita el desarrollo armónico.

En la familia –todos venimos de una familia-, organizarse para desayunar, almorzar, merendar y cenar; son cuatro operaciones básicas de la misma que exigen que acordemos horarios, formatos, provisiones y demás elementos que se precisarán para alimentar la producción, stock y distribución de los alimentos.

Esta sería el área de operaciones en la familia.

La administración y el flujo de los dineros que ingresan al grupo familiar producto de los ingresos de los padres, sean estos empleados, cuentapropistas, comerciantes, emprendedores o empresarios, también son temas que debamos los padres primero, y los hijos cuando vamos creciendo, consensuar para administrar y financiar las actividades de los miembros.

  • Muchos utilizamos presupuestos para este menester.
  • Esta es el área administración y finanzas de la familia.
  • De qué trabajamos y cómo vendemos nuestro trabajo, seamos padres o hijos en edad productiva, es la manera en que se comercializan los conocimientos, el saber hacer  intrafamiliar.
  • Esta es el área comercial de la familia y la que permite el crecimiento económico y social de los miembros.
  • Es una de las áreas más conflictivas pues, en ocasiones, no se sabe vender y lo que no se sabe, se rechaza o se opera solo desde la demanda.
  • Para que la organización se equilibre, se necesita el rol del padre en términos de procreador y generador de ingresos para la evolución familiar.
  • También el de la madre como generadora y administradora de vida y co creadora de los ingresos para que las actividades familiares sean organizadas y tiendan al equilibrio.
  • Puede que la mujer opere el mismo rol que el hombre hoy que el trabajo es “matrimonial’. Queremos decir con esto que tanto el hombre como la mujer trabajan. Generan y administran.
  • Seguramente, si hacemos la genealogía laboral de cada miembro de la familia, descubriremos la orientación de los padres y los hijos, en cualquiera de los tópicos abordados.
  • Hemos experimentado casos con 3 hijos que cada uno está orientado a un área de la familia que en realidad se replica en la empresa.
  • También descubierto familias con 7 hijos donde todos se orientaron hacia la generación por lo que hubo que generar nuevas unidades de negocios.
  • Casos de 2 hijos donde una de las posiciones debió ser ocupada por un profesional externo.
  • Otro con 4 hijos donde 2 de ellos comparten la misma zona de identidad laboral por lo que debieron dividirse las tareas como si de servir la mesa de los domingos se tratara.

En síntesis, organizar un emprendimiento, familiar y no, es tan fácil y tan difícil como descubrir los roles de los miembros y traspolarlos a la técnica organizacional que la Negociología propone y que no es otra que la descrita más arriba.

Así organizamos desde esta ciencia del progreso a los emprendimiento de las personas que deseen progresar y prosperar en la vida trabajando de forma naturalmente ordenada.

Mg. Walter Brizuela

Consultor de Empresas 

wbrizuela@walterbrizuela.com 

www.walterbrizuela.com