Con esa frase nos sorprende Miguel Cané cuando conversamos con él acerca de La Posada del Qenti, un paraíso ideado por el hombre en un entorno natural inigualable, ya que está rodeada de una reserva ecológica privada.

Es evidente que Miguel Cané (hijo) se siente orgulloso de su trabajo como Gerente General en La Posada del Qenti. Esa satisfacción se debe por un lado a que el creador del lugar fue su padre Miguel Cané, que después de viajar por distintos lugares del mundo encontró en Córdoba todo lo necesario para crear y consolidar un Spa, el primero en Argentina en ser homologado como tal, y por otro lado porque entiende que fueron pioneros hace veinte años al ofrecer a sus huéspedes tratamientos para su salud en forma integral, viendo a la persona más allá de un síntoma, y entendiendo que mejorar sus hábitos era lo que les daría salud y calidad de vida.

Otro aporte innovador fueron los tratamientos personalizados, basándose en el estado de salud y preferencias de cada huésped. Los profesionales del equipo de La Posada del Qenti brindan un programa individual, sin caer en dietas restrictivas o rutinas de ejercicios extremas. Todo el grupo humano entiende, comparte y transmite la filosofía del lugar: adquirir hábitos saludables que permitan vivir más y mejor.

Uno de sus programas más completos es “QENTI STAR”, está desde los inicios y se ha ido mejorando en el tiempo. Tiene una duración de una semana, apunta a que cada persona pueda lograr sus objetivos, ya sea con fines estéticos, mejorar la salud, reducir el estrés o simplemente descansar.

La Posada del Qenti es una invitación a cuidarnos en forma integral, respetando nuestras necesidades y valorando estar en comunión con la naturaleza. ¡Una filosofía que todos podríamos abrazar!

Ingeniero Miguel Cané

Gerente General

La Posada del Qenti

www.qenti.com