Antes, para progresar en la vida había que sacrificarse trabajando.

La verdad es que no nos dábamos cuenta que sacrificarse significa morir cada hora de trabajo. Había que dejar la vida allí.

A partir de ahora, para progresar en la vida tenés que conocer tus capacidades, tus habilidades y saber aplicarlas.

Hace tiempo llegaron varios ¨casos terapéuticos¨ a mi ¨consultorio del progreso¨, muchas derivaciones de Médicos, Psicólogos, Psiquiatras y otros tipos de profesionales.

Antes de avanzar y para ¨insinuar¨ por qué hoy es necesario acudir a aquel consultorio, vamos a desmitificar algunas palabras pues estamos llenos de premisas falaces que no nos permiten progresar porque funcionan como ¨anclas¨ y no como ¨palancas¨ para progresar en la vida.

Por ejemplo Pisco Terapia. Psico tiene su raíz etimológica en la palabra ¨psiqué, que significa alma. La etimología de alma señala el principio por el cual los hombres, las personas, pueden moverse por sí mismos.

Y Terapia, proviene del término ¨terapeien¨ qué significa tratamiento¨.

Progresar, es pasar de un estadio evolutivo de orden inferior, a otro de orden superior. Y en cualquier campo del tratamiento del alma de las personas. Si para las personas, el principio esencial es su familia, allí será. Si lo es el dinero, ese será el metier. El emprendedurismo, pues lo será.

Si es su trabajo, es preciso comprender que si no se pasa de un estadio evolutivo de orden inferior a otro de orden superior, enfermamos. En todos los casos es así.

Por cierto, la raíz etimológica de la palabra enfermedad es ¨perder firmeza¨. Por eso uno enferma de lo que puede perder firmeza en el cuerpo producto de un mal tratamiento a un deseo vital y cae en una dolencia.

El progreso duele. Y duele porque cuando uno crece en envergadura, duelen los huesos y los músculos que se preparan y se auto entrenan para un próximo estadio evolutivo y de forma natural.

Muchas veces, buscamos ayuda en profesionales de la salud para progresar en la vida. Eso está bien pero cuando el síntoma es corporal. ¡Ahora, cuando el síntoma es la frustración por no lograr tus sueños, tus metas y tus deseos, tenés que consultar a tu Negociólogo amigo! Así lograrás descubrir tus habilidades y tus capacidades para saber cómo aplicarlas y progresar en tu vida.

 

 

 

 

 

Mg. Walter Brizuela

Asesor y Consultor de Empresas

Director de la Escuela de Negociología (IBLS)

www.walterbrizuela.com

www.businesslogyschool.org