Casi 500 compañías locales fueron consultadas por Randstad sobre las nuevas posiciones y la necesidad de recortar la cantidad de horas trabajadas

Lejos de desaparecer, el empleo humano en el futuro cobrará nuevas formas y, probablemente, se realice en menos horas hombre en total.

La consultora de RR.HH. Randstad consultó sobre estas temáticas a 494 empresas argentinas, para conocer el impacto del avance de la tecnología ya está ejerciendo sobre el empleo en el país.

Las conclusiones de esa firma fueron que, si bien el avance de las innovaciones tuvieron hasta ahora “un impacto neutro” sobre la generación de nuevos puestos de trabajo y sobre necesidad de reducción de horas trabajadas, sí fue relevante en la necesidad de las empresas de reasignar recursos humanos a nuevas tareas.

Respecto a este punto, el 73% de los entrevistados ratificó esta tendencia total o parcialmente, mientras que solo un 27% sostuvo que no ha debido reasignar tareas.

En este sentido, al ahondar concretamente sobre el análisis del impacto de las nuevas tecnologías en la reasignación de tareas según tipo de empresa, el estudio evidencia una mayor incidencia en las grandes compañías, segmento en el que el 81% indicó haber tenido que reasignar tareas de su personal, mientras que en las Pymes debió hacerlo el 71% y en las microempresas el 72%. 

No obstante, al indagar sobre si la incorporación de tecnología en los procesos disparó la necesidad de reducir las horas trabajadas, el impacto fue muy acotado, ya que un mayoritario 59% de las empresas no debió recortar las jornadas laborales, un 32% debió hacerlo solo en algunos casos y apenas un 9% lo hizo en gran medida.

En la segmentación por tamaño de empresas, no se observa en los resultados diferencias notables entre las grandes, las Pymes y las microempresas.

“En el debate mundial con final abierto, en el que se analiza si el impacto del avance de la tecnología y de la digitalización de la economía en el empleo va a reducir los puestos de trabajo o los incrementará, donde no hay dudas es en la necesidad de reconvertir las capacidades y habilidades de la fuerza de trabajo, algo que representa un desafío tanto para las empresas y los estados, como para las personas”, afirmó Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay.

Al consultar sobre otros ámbitos de impacto de la tecnología en el empleo y la gestión de recursos humanos, el 58% de las empresas considera que el avance de las nuevas tecnologías ha tenido hasta ahora un impacto neutro en la generación de nuevos puestos de trabajo, el 30% que la incidencia ha sido positiva, mientras que el 12% se inclina por considerar que el impacto hasta el momento ha sido negativo en lo que refiere a la creación de nuevos puestos de trabajo a partir de la incorporación de tecnología.

En el detalle por tamaño de las empresas y la visión sobre el impacto de la tecnología en la generación de nuevos puestos de trabajo, tanto hoy como a futuro, surgen datos interesantes.

Con saltos de entre 21 y 28 puntos porcentuales, tanto microempresas, como Pymesy grandes compañías consideran que el impacto positivo de la tecnología en la creación de empleo será mayor a futuro que el que ha tenido hasta ahora.

En el mismo sentido, las más optimistas son las grandes empresas, con un 64% que indica que a futuro el impacto será positivo, mientras que entre las Pymes la visión positiva a futuro llega al 54% y en las microempresas al 52%.

Especialización
Al indagar sobre otros aspectos en los que la tecnología ha tenido impactos significativos en relación al empleo y la gestión del talento, surge que el avance tecnológico ha generado en la gran mayoría de las empresas la necesidad de intensificar la capacitación de personal en lo relativo a su uso y dominio.

Es así que el 83% de las empresas consultadas por Randstad dio cuenta de una mayor necesidad de capacitación, mientras que sólo un 17% indicó lo contrario.

Ese requerimiento además se hizo más palpable a mayor tamaño de las organizaciones: 94% de las grandes empresas indicó haber notado una mayor necesidad de formación, mientras que en las PyMEs indicó lo mismo el 83% y en las microempresas el 78%.

“Muchos nuevos conocimientos comienzan a ser básicos y excluyentes para desarrollarse en muchas profesiones. Profesiones que están también cambiando con el impacto de la digitalización y la tecnología, haciendo que la vida media de las habilidades hoy en día no supere los cinco años. En paralelo, nuevas formas de adquirir conocimiento desafían los sistemas educativos tradicionales y el aprendizaje permanente surge como respuesta a la incertidumbre sobre las competencias y las habilidades que demandarán los trabajos del futuro“, dijo Ávila al respecto.

Si bien existe cierto consenso a nivel mundial respecto a la necesidad creciente de formar y entrenar a los trabajadores en las nuevas habilidades que demandarán los empleos del futuro, no sucede lo mismo respecto de en quién recae la responsabilidad de hacerlo.

En este sentido, el informe revela una clara asignación de esa tarea a las empresas (74%) –punto en el que coinciden pequeñas, medianas y grandes compañías por igual-, seguidas por los trabajadores (55%), dejando en último lugar de responsabilidad al Estado (42%).

En el caso de las grandes firmas, esta responsabilidad de formación está asignada por los encuestados de forma ecuánime tanto a los empleadores como a los propios trabajadores.

Fuente: Iprofesional

Leer también esta nota puede ser de interés

En 2025 más de la mitad de los puestos de trabajos serán reemplazados por máquinas