Se trata de la peor caída en más de 10 años.

Según el informe de CAME, las ventas navideñas en los comercios pymes cayeron 9% frente a la misma fecha del año pasado, medidas en cantidades” y el “tlcket promedio se ubicó en $ 870, un 31,2% por encima de la misma fecha del 2017”.

Asimismo, CAME calculó que “en los locales al público, las ventas bajaron 10,6%, mientras que en la modalidad online subieron 4,3%”, en el marco de una tendencia en alza de las ventas por Internet.

La cámara advirtió también en un comunicado que la merma en las ventas se dio en un contexto en el que “hubo descuentos muy agresivos de las grandes cadenas comerciales y en los shoppings que le quitaron público a los negocios de barrios o centros a cielo abierto, y a aquellos con menos margen para hacer política de precios”.

Por otra parte, señaló que “dentro del panorama delicado que atraviesa el comercio, hubo dos datos que sumaron leve optimismo en esta fecha” como la desaceleración de la caída de las ventas, desde una baja de 15,6% como fue la de noviembre.

En el desglose de actividades, CAME reportó que los 13 rubros que componen la canasta navideña relevados finalizaron en baja, con caídas que se extendieron hasta el 14,4% como es el caso de “Joyerías y Relojerías”, siempre medidas en cantidades. Otros rubros con bajas acentuadas fueron: “Electrodomésticos y electrónicos” (-11,8%), “Ropa de cama y textil blanco” (-13,4%), “Indumentaria y lencería” (-11,6%), “Bijouterie y Accesorios” (-11,3%), y “Videojuegos y artículos de computación” (-11,3%).

Los ramos con menos caídas fueron: “Alimentos y Bebidas” (-3,8% de caída frente a la navidad pasada), y “Perfumerías y Cosméticos” (-2,3%).

Se trata de la peor caída en más de 10 años. En 2017 el crecimiento había sido leve, de 0,8%, y para ver bajas tan importantes, aunque no tan grandes, hay que remontarse a una década atrás, cuando los coletazos de la crisis global hicieron que los números de las ventas navideñas cayeran 7,8 por ciento

Las ciudades del interior del país hicieron un gran despliegue de opciones para reforzar la venta y despertar el interés del consumidor. Eventos, sorteos con importantes premios como automóviles, viajes, electrodomésticos y vouchers de compras fueron algunas promociones lanzadas. También los municipios, cámaras empresariales y bancos regionales ayudaron en muchos casos a que los comercios puedan ofrecer el compre local. “Sin dudas que todo ese esfuerzo ayudó a fortalecer las ventas en un fin de año difícil”, destacaron.

Fuente: CAME

Lee también esta nota puede ser de interés

Las pymes solicitan reformas ante una nueva caída en las ventas minoristas