El empleo formal en noviembre pasado tuvo una caída de 1,4% en relación al año anterior. La tendencia parece haberse profundizado en diciembre

La crisis cambiaria, la profunda devaluación que implicó, la inflación más alta en 27 años y el profundo período recesivo que continuamos viviendo empieza a marcarse a fuego en los indicadores más sensibles.

Lo advirtieron las PyMes y lo constatamos en el día a día, hay menos trabajo disponible. 

Salieron los datos oficiales de la Secretaría de Trabajo en relación al trabajo formal en noviembre de 2018 y se evidencia una pérdida de 172.200 puestos de empleo comparando con noviembre de 2017. Tan sólo durante noviembre se perdieron 24.700 puestos de trabajo, siendo más de 820 puestos de trabajo menos por día.

Este informe toma en cuenta el total de trabajadoras y trabajadores registrados en alguna modalidad de ocupación. 

Incluye asalariados privados y públicos, empleadas bajo el régimen de casas particulares, monotributistas y autónomos. En noviembre de 2018 en total aglutinó a 12,2 millones de trabajadores.

La mayor pérdida se concentró en los asalariados del sector privado, que perdieron 117.700 puestos. 

A su vez, el gran perdedor fue el sector industrial, que perdió 61.800 puestos laborales, seguido por comercio con 30.800 y construcción con 18.800 menos puestos de trabajo. 


Fuente: Secretaria de Trabajo

Dentro de los asalariados privados solo hubo mejoras en el sector de empleo doméstico, donde los altos niveles de informalidad históricos y ante mínimos controles de la AFIP, se infiere el paso de esas 21.700 trabajadoras a la formalidad, más que a creación de nuevos puestos laborales. 

El panorama no mejora cuando vemos las proyecciones, según las estimaciones elaboradas en función de las expectativas de los empresarios, los datos para diciembre parecen indicar una pérdida de más de 200.000 puestos de trabajo durante 2018 siendo una caída del 2,3% anual. 

Nota que puede ser de interés: LAS PYMES NO SOPORTAN MÁS TARIFAZOS