La AFIP publicó hoy las resoluciones 4400 y 4401 en donde comienzan a regir los derechos de exportación a los servicios.

La medida rige hasta el 31/12/2020 y es de un 12% con un tope de $4 por dólar. Las PyMEs que hayan facturado menos de US$ 600.000 anual, no deberán pagarlo.

Nota relacionada: EL GOBIERNO OFICIALIZÓ RETENCIONES DEL 12% A LA EXPORTACIÓN DE SERVICIOS


A principios de enero, el decreto 1201/2018, también publicado en el Boletín Oficial, consideraba prestación de servicios a “cualquier locación y prestación realizada en el país a título oneroso y sin relación de dependencia, cuya utilización o explotación efectiva se lleve a cabo en el exterior”.

Esto incluye a los servicios basados en el conocimiento, un sector que agrupa a más de 10.000 empresas, de las cuales cerca de la mitad corresponde a la exportación de software, de acuerdo a los datos de Argencon, entidad que agrupa a las firmas del rubro.

Según informó la AFIP, las micro y pequeñas empresas que hayan facturado menos de US$ 600.000 anuales no deberán pagar este tributo. Si facturan más de esta suma, pagarán el impuesto sobre el excedente.

Del mismo modo, este grupo de empresas no deben presentar una declaración jurada si en el período fiscal aún no superó el límite mencionado.

Nota relacionada: GALPERIN: “SI SE MANTIENEN LAS RETENCIONES, LA INDUSTRIA DEL ‘ SOFTWARE ‘ SE IRÁ”

El valor imponible surge de los comprobantes electrónicos clase “E”, emitidos por las operaciones de exportación de servicios, sin considerar las generados por exportaciones realizadas al área aduanera especial (Tierra del Fuego) y zonas francas.

El pago deberá concretarse dentro de los 15 días hábiles del período mensual posterior a la exportación. 

Sin embargo, a aquellos contribuyentes que hayan exportado servicios al exterior por menos de dos millones de dólares anuales, se les otorgará un plazo de pago de 45 días corridos adicionales, sin intereses.

En el decreto 1201/2018, se justificó su aplicación de las retenciones a la exportación de los servicios por la “actual coyuntura económica”, que hace necesario adoptar medidas para “atender las necesidades de las finanzas públicas”.

En su momento, la Asociación Argentina de Publicidad (AAP) expresó su “grave preocupación por el impacto que tendrán las retenciones en un sector donde las exportaciones son necesarias aunque incipientes”.

A través de un comunicado, sus autoridades plantearon que “un 57% de las agencias creativas han iniciado el camino de las exportaciones, pero este es un proceso débil, ya que la mayoría exporta menos del 10% de lo que factura.

Si bien estas empresas cuentan con los recursos humanos y la voluntad de exportar, tropiezan con trabas, como los costos para facturar entre países”.

Estos derechos de exportación tiene como objetivo recaudar lo necesario para alcanzar el déficit cero en 2019.