El nivel de innovación de las organizaciones se mide por mucho más que simplemente sus inversiones en tecnología: se mide por su cultura.

El propósito, misión, valores o el proceso en la toma de decisiones constituyen la base de una cultura corporativa innovadora.

Crear una cultura de innovación es una inversión crítica para el futuro de una empresa. Las organizaciones con un sistema y una estructura de innovación formales logran los mejores resultados.

”La tecnología lo está transformando todo y de una forma acelerada. Representa para las organizaciones tanto una oportunidad como un reto. Para poder crecer, competir y adaptarse a los cambios, es fundamental que la innovación eficiente se penetre en el ADN de las empresas.

Nota relacionada: LA IMPORTANCIA DE CREAR VALOR PARA LA HUMANIDAD MEDIANTE LA INNOVACIÓN Y EL USO DE LA TECNOLOGÍA

Para que la transformación digital no se convierta en digiticidio debe ir siempre acompañada de una transformación cultural adecuada.

Learnability, aceptación y aprendizaje del error, o la diversidad, son palancas de una cultura innovadora”.

Una cultura organizacional debe ser algo más que un concepto abstracto, debe producir un cambio medible y cuantificable.

Las palancas que comparten en cualquier sector las compañías que innovan con eficiencia:

• Confianza: La red de seguridad que abre la puerta a nuevas ideas y a la innovación al proporcionar una atmósfera que permite el error y el aprendizaje.
• Curiosidad: El alma de la creatividad. Para construir una cultura de innovación, las organizaciones deben crear un clima que fomente el pensamiento crítico, en el que se fomente la discusión constructiva.
• Experimentación: Las organizaciones tienen éxito cuando siguen experimentando mientras se concentran en el horizonte, en un entorno dinámico y cambiante.
• Perseverancia: Una actitud firme para no perder de vista los beneficios de la innovación.
• Determinación: Una combinación de fuerza, valentía y pasión ante las adversidades, son un diferenciador clave.
• Equipo: Colaborar para triunfar. Hay que dejar a un lado los intereses individuales y colaborar para lograr resultados.
• Diversidad: Para que se produzca la innovación se necesitan perspectivas diversas para sobrevivir en un mundo en rápida evolución. Las compañías deben fomentar la diversidad de edades, género, culturas, experiencias profesionales y perspectivas comerciales.
• Comunicación: Se trata de practicar la escucha activa, compartir ideas y comprender otros puntos de vista.
• Learnability: La curiosidad por continuar aprendiendo permanentemente. Lo que una persona puede llegar a aprender es más relevante que lo que sabe. Es necesario ser una organización que aprende constantemente para poder seguir siendo competitivo.

Estas nueve palancas impulsan la predisposición cultural de una empresa a la innovación.