Sólo el 50% de las Pymes pudo abonar el bono acordado para compensar la pérdida de poder adquisitivo de los salarios, en noviembre último.

A fines del año pasado el Gobierno acordó con referentes sindicales y cámaras empresariales un bono de fin de año para trabajadores del sector público y privado por un monto de $5.000 en dos cuotas. Una cuota debía abonarse en noviembre y la otra en enero.

El sector textil fue uno de los más afectados por la crisis económica. Desde la Fundación ProTejer, Jorge Sorabilla, confirmó que “el bono de cinco mil pesos lo pagó un tercio de las empresas en su totalidad”.

En ese sentido la argumentación fue una “coyuntura muy compleja, donde el sector textil está trabajando con un 42% o 43% de la capacidad instalada” y agregó “las empresas que no trabajaron en estos últimos meses, no pudieron pagar el bono”.

Nota relacionada: EN MEDIO DE CRÍTICAS POR BONO, GOBIERNO LANZA FINANCIAMIENTO PARA PYMES POR $ 22.000 MILLONES

Dante Sica, Ministro de Producción y Trabajo de la Nación

El acuerdo, que dio mucho que hablar, particularmente por la dificultad que significaría afrontarlo para las firmas pequeñas, fue encabezado por el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica; y lo firmaron la CGT, la Industrial Argentina, Unión Industrial Argentina y la CAME.

Además señaló que también dentro del grupo de las que están trabajando muchas tampoco pudieron afrontar el compromiso porque “está en juego su futuro”.

Desde la Cámara Industrial de las Manufacturas del Cuero y Afines (CIMA) informaron que “cerca del 50% pudieron pagar el bono”. Mientras tanto, en el sector de los fabricantes de calzado el nivel osciló entre el 35% y 40%.

La Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica (Camima) coincidió en el diagnóstico y señaló que “el cumplimiento en el pago del bono no llega al 40% de las empresas”. En este caso los motivos fueron atribuídos a “una caída enorme de ventas que se sumaron a la gran cantidad de cheques rechazados”.

“De las PyMes metalúrgicas que no pudieron cumplir con el bono de $5.000, existe un número significativo de fábricas que solamente pagaron $500 o $1.000”.

Hay que tener muy en cuenta que varias empresas producen tres veces por semana por lo cual están perdiendo capital.

También hay casos que cancelaron sólo la primer cuota de $2.500 en noviembre pero que en enero no hicieron efectivo el pago de la segunda cuota de $2.500.