Ante un consumidor cada vez más exigente e informado, los sectores de la distribución y el comercio electrónico.
Se enfrentan al reto de desarrollar estrategias de packagingmás sostenibles y comprometidas con las exigencias del cliente.

El auge del comercio electrónico ha provocado también el crecimiento del packaging, un mercado en el que envasadores y fabricantes de embalajes, se enfrentan al reto de mejorar la sostenibilidad y la personalización durante los próximos años.

A un consumidor que demanda envases más sostenibles se suman también los movimientos institucionales y las regulaciones que aceleran el proceso de transformación hacia un nuevo modelo productivo más ecológico y responsable con el medio ambiente.

Por ejemplo, en España, los negocios digitales y las compañías de comercio electrónico, que son responsables del 88% de las entregas a domicilio, se alejan cada vez más de los plásticos, para apostar por la compra de cajas de cartón y envases reciclables o reutilizables fácilmente por los consumidores.

Mejorar la producción de embalajes a través de la automatización y emplear la tecnología para un diseño más inteligente y adaptado a las exigencias del consumidor, son los retos de los proveedores.

Estas son las cinco tendencias principales que impactarán en el mercado de packaging en 2019:

Facilitar la personalización

Las compañías priorizan cada vez más la experiencia del cliente y la personalización del envase se ha convertido en un factor fundamental.

Ofrecer la posibilidad al consumidor para elegir diversos elementos y diseñar un embalaje personalizado ayudará a mejorar el customer experience y a fidelizar a los clientes.

Apostar por materiales reciclados

En los últimos años, las empresas se han centrado en mejorar la huella de carbono o el impacto hídrico buscando una mayor eficiencia en el proceso productivos del envase.

Además, ahora, las compañías buscan mejorar la imagen de aquellos materiales con peor reputación, como los plásticos, a través de un uso mayor de componentes reciclados, de productos de origen vegetal o materiales compostables*.

Envases compostables

El uso de plásticos reciclados acapara el interés de las empresas de la industria, así como los materiales reciclables, que beneficia soluciones como el cartón, el vidrio o el metal.

Sin embargo, el gran reto de los fabricantes de embalajes es conseguir unos mínimos de calidad a partir de materia prima de segunda generación para que el producto sea atractivo para el consumidor.

Una mayor flexibilidad legislativa y mejores infraestructuras de reciclaje son las claves para alcanzar dichos estándares de calidad.

Mejorar la inclusividad y accesibilidad de los embalajes

En un mercado cada vez más universal, es imprescindible diseñar envases para todos.

Por ello, cada vez son más las marcas que se suman a la tendencia del diseño accesible o inclusivo, es decir, aquel diseño de embalajes que tiene en cuenta las necesidades de aquellas personas con diversidad funcional.

En este sentido, elementos como la respuesta táctil del envase, el etiquetado en braille o los relieves son claves para lograr una compra autosuficiente.

Impulsar el packaging inteligente

De cara a mejorar la experiencia de cliente y hacerle la vida más fácil al consumidor, las compañías apuestan por un embalaje inteligente que, por ejemplo, avise de la caducidad de un producto la temperatura ideal de consumo a través del cambio de color de indicadores o etiquetas.

Así mismo, las marcas apuestan también por aquellos envases que facilitan el uso del propio producto de contienen.

Automatizar el proceso productivo

La automatización es una tendencia a la que el mercado del packaging no ha permanecido ajena.

Así, los fabricantes de envases apuestan por la automatización del proceso productivo mediante el empleo de tecnologías como la inteligencia artificial, los robots o sensores.

Nota relacionada: ¿ARGENTINA ESTÁ PREPARADA PARA LA AUTOMATIZACIÓN?

Gracias a esto se pueden garantizar los estándares monitorizando posibles irregularidades e identificaciones desviaciones para adaptar el proceso de fabricación.

Fuente: directivosygerentes.es

(*) compostables: Cuando algo es COMPOSTABLE, significa que se biodegrada, pero también significa algo más: se degrada dentro de una cierta cantidad de tiempo bajo ciertas condiciones.