El Gobierno redacta el decreto por el cual anunciará la baja de las retenciones y la entrega de nuevos créditos a tasa subsidiada.

El Gobierno redacta el decreto por el cual anunciará la baja de las retenciones para frutas y hortalizas, y la entrega de créditos a tasa subsidiada.

La idea del Ejecutivo es darlo a conocer previo al inicio de la fiesta de la Vendimia que se realiza en la provincia de Mendoza.

Fuentes de los sectores privado y público señalaron a Bae Económico en que avanza seriamente la idea de Producción en bajar un punto las retenciones que hoy pagan las frutas frescas y que tienen como destino la góndola.

Es decir del 4% actual llevarlo al 3% para de esa forma igualarlas con las que van a la industria del jugo. Los técnicos de la cartera habrían entendido que ambos productos agregan valor.

En este punto, fuentes de la industria oleaginosa intentarán ser parte de ese decreto cuando se reúnan con el presidente Mauricio Macri en el marco de la mesa nacional de la soja.

Demostrarán al mandatario la importancia del “alto” valor agregado en su transformación como aceite y harina. Sin embargo, el Gobierno sostiene la importancia de la mano de obra que mueven las economías regionales y las distintas pymes del agro que atraviesan una crisis terminal a partir de las políticas económicas como es la devaluación que empeoró al sector que vio incrementado sus costos de producción.

Respecto de los créditos, el Ministerio está armando un fondo alimentado en parte por la ANSES y el Banco Nación

Los préstamos serían únicamente para pymes de economías regionales y no industriales.

El monto total disponible rondará los $100 millones con un tasa subsidiada al 50%.

Nota relacionada: ECONOMÍAS REGIONALES: LOS BENEFICIOS SE CONCENTRAN EN CUATRO PROVINCIAS

Estas dos herramientas son los principales reclamos que le viene haciendo el sector al ministro Dante Sica.

Las medidas a anunciar buscan apuntar directamente a las economías regionales.

Hace dos semanas el Gobierno aumentó el mínimo no imponible sobre cada trabajador, tanto de pymes industriales y agrícolas.

La misma no conformó a este último sector. La norma establece que ningún empleador va a pagar impuestos al trabajo por asalariados que perciban hasta $17.500, y para aquellos que cobren por encima de ese monto lo van a hacer sólo por la diferencia.

Pero el decreto excluyó a los trabajadores de cosecha y empaque. El sector pidió una aclaración mas a la fecha no fue modificada.

Fuente: IProfesional