En 2018 representó el 5,4% del total de cheques transados. Alertan por “complicaciones” en la cadena de pagos de pequeñas y medianas empresas.

La caída de la actividad económica se profundizó durante 2018 y en 2019 continua la tendencia. El impacto de esto se refleja en la cantidad de cheques rechazados difundido por el Banco Central (BCRA).

De acuerdo al último informe publicado por el BCRA, el porcentaje de cheques rechazados sobre el total compensados alcanzó el 5,2% del total. Vale recordar que en el 2001 el porcentaje de cheques rechazados llegó a 5,4%.

A este dato se le suma que el monto de los rechazos (como porcentaje del total compensado entre bancos) que también muestra un crecimiento llegando a niveles récords de 4,5% en 2018. Se trata de un porcentaje superior al registrado entre el 2001 y el 2003.

Sobre estos datos, el economista Ezequiel Estrada, manifestó: “Este es un dato muy preocupante si se considera que es el más alto desde 2001 (más alto incluso que en 2002)”. Además, en 2018, mientras que la cantidad de cheques compensados cayó un 2%, los rechazos en cantidad se incrementaron un 66,2%.

Nota relacionada: PREOCUPACIÓN EN LAS PYMES Y ECONOMÍAS REGIONALES POR EL ALZA EN LOS PRECIOS

Según las estadísticas, en 2018 la cantidad de cheques compensados cayó un 2% mientras quelos rechazos en cantidad se incrementaron un 66,2%.

“El hecho de que los rechazos pesen más al medirse como cantidades que como montos nos indica que los rechazos se concentran en las empresas medianas o pequeñas, que por lógica son quienes hacen documentos por montos proporcionalmente más bajos que las empresas grandes”, analizó Estrada.

En esa línea agregó: “Este crecimiento notorio de los rechazos permite vislumbrar la magnitud de la crisis en la cadena de pagos, principalmente por ser el cheque un instrumento utilizado casi con exclusividad por las empresas. Los rechazos se han instalado en la zona del 3% desde el año 2012, año que justamente coincide también con un cambio de tendencia hacia la caída (suave) en el uso de estos instrumentos”.

Los economistas creen que el nivel de crecimiento de los cheques rechazados, demuestra que se está frente a una crisis superior a las recientes de 2014 a 2016. Más aún, creen que en lo que a rechazos respecta, aún no se haya observado la peor parte.