La decisión apunta a mejorar la competitividad y aumentar la creación de empleos de calidad en el sector, a través del desarrollo de la fuerza laboral

El Gobierno invertirá 900.000 dólares en mejorar la competitividad de la industria textil y aumentar la creación de empleos de calidad en el sector, a través del desarrollo y la optimización de las habilidades en la fuerza laboral, mediante un nuevo programa de capacitación adaptado a las demandas de las empresas.

Puede ser de interés: CÓMO ES EL MODELO JAPONÉS PARA HACER COMPETITIVAS A LAS PYMES ARGENTINAS

El programa se desarrollará en la Universidad de San Martín (Unsam), junto con la implementación de becas y pasantías, según fuentes oficiales que indicaron que con ello se apunta a paliar la escasez de personal calificado y la falta de habilidades relevantes en la actividad textil, factores identificados como los mayores obstáculos que enfrentan las empresas.

La inversión del Estado será de 400.000 dólares, mientras el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aportará otros 500.000.

Según la documentación del programa, los profesionales y técnicos representan hoy 4 y 6% del empleo en la cadena textil, respectivamente; frente al 10 y 11% en la industria en su conjunto.

Puede ser de interés: LA EXPANSIÓN DEL MINDFULNESS EN EL MUNDO EMPRESARIAL

Por otra parte, la productividad de la cadena textil, medida como valor agregado por empleado, representa sólo 51% del promedio de la industria.

Existe un consenso entre las empresas dedicadas a la producción de hilados y tejidos en la Argentina sobre las dificultades para encontrar personal adecuadamente calificado, particularmente en el segmento técnico o no profesional”, indicó el BID en un comunicado.

Hay un vacío en la oferta de capacitación de las universidades y escuelas técnicas nacionales para estos perfiles específicos”, agregó.

La Unsam ampliará su oferta para graduados con el asesoramiento de expertos internacionales, para transferir conocimientos a actores locales (docentes, empresas, universidades); garantizar la calidad y la actualización tecnológica; y su alineación con las necesidades de habilidades de las empresas nacionales.

En cuanto a la formación de los trabajadores del sector, se financiarán programas de becas para estudiantes con educación secundaria completa y de pasantías en empresas para garantizar la capacitación de graduados en un ambiente de trabajo real y de promoción de la inserción laboral, entre otros puntos del programa.

Fuente: Iprofesional