La tercera edición del programa Exportar Buen Diseño seleccionó a 50 Pymes para acompañarlas en el inicio de su camino hacia la exportación de productos de distintos rubros, como iluminación, calzado, indumentaria, juguetes, bazar y hasta equipamiento médico.

Las empresas, seleccionadas y distinguidas con el Sello de Buen Diseño argentino, recibirán 50 horas de servicios de consultoría por parte de un equipo de profesionales especializados a cargo de la Secretaría de Industria del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación.

El objetivo es fomentar el perfil exportador de quienes desarrollan productos con una propuesta de valor diferencial para que se destaquen en el mundo por sus diseños innovadores.

Las empresas son de la Ciudad de Buenos Aires, las provincias de Buenos Aires, Chaco, Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, Mendoza, Río Negro, Salta, San Juan, Santa Fe, Tierra del Fuego y Tucumán. En este sentido, desde la provincia de Santa Fe participarán en este programa las firmas Produmob y Area D6. 

En la primera etapa, se realiza un diagnóstico de las Pymes respecto a su potencial como exportadoras, con el objetivo de mejorar los aspectos críticos de la empresa y así lograr una mejor inserción en los mercados internacionales. 

Nota relacionada: TODO UN ÉXITO EL NETWORKING “YO TAMBIEN PUEDO INTERNACIONALIZAR MI PYME”

Luego, los consultores desarrollan un Plan de Exportación hacia un mercado objetivo previamente seleccionado y, por último, acompañan a cada Pyme durante la implementación y ejecución de su respectivo plan.

“En sus ediciones anteriores, el 90% de las empresas que participaron en el programa lograron profesionalizar las acciones vinculadas con el comercio exterior.

Abordar las necesidades de las PyMEs a la hora de salir al mundo es uno de los caminos para transformar nuestro entramado productivo y generar más empleo de calidad en el sector”, indicó Fernando Grasso, secretario de Industria.

Exportar Buen Diseño surgió a partir de una masa crítica de empresas que obtuvieron el Sello Buen Diseño y tenían potencial exportador, pero les faltaban conocimientos de comercio exterior, como saber a qué mercados apuntar, cómo entender la demanda o tener una logística esciente.

Queremos que cada vez más empresas se animen a salir al mundo, y el camino es agregar valor a través de una mayor competitividad que se logra con diferenciación, calidad y diseño” comentó Alejandro Wagner, director general de Comercio Internacional de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional.