Tras los anuncios efectuados por el Gobierno nacional este miércoles, presionado por la profunda crisis política y económica que estaría afectando seriamente las chances del presidente Mauricio Macri de ser reelecto en el cargo en octubre próximo, las distintas entidades empresariales expresaron sus posturas.

Mediante un comunicado, la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) manifestó su “acompañamiento” a dichos anuncios. “La entidad no cree en arbitrarios congelamientos de precios que han mostrado su ineficacia, pero entiende que los acuerdos voluntarios son una herramienta que, en circunstancias como las actuales, colaborará con la lucha antiinflacionaria y la reactivación de la economía, complementando los esfuerzos que se realizan desde los frentes fiscal, monetario y cambiario”.

Si bien enfatizó que “el mantenimiento de los precios de productos esenciales por seis meses –coordinado por el Gobierno Nacional con importantes empresas– está en línea con este concepto, e implica un importante esfuerzo del sector empresario para avanzar hacia la reducción de la inflación”, aclaró que para que el proceso sea sostenible, es importante que desde el sector público también se haga un aporte en este sentido”. Y la definición de que durante 2019 no se apliquen nuevos aumentos a usuarios residenciales de gas y electricidad, ni en diversas tarifas de transporte y peajes, “va en esta dirección”.

Asimismo, la CAC entiende que, para generar dinamismo en la actividad económica en general, especialmente en el sector comercio, “resulta clave el estímulo que desde la política pública se le pueda dar al consumo”. Es por esto que los anuncios referidos a los planes de créditos y descuentos para quienes reciben beneficios de ANSES resultan bienvenidos por la entidad.

La entidad también apoya las medidas referidas a combatir conductas anticompetitivas, y los planes de pago anunciados por la AFIP por deudas en conceptos de principales impuestos nacionales, que implica una reducción de tasas y un aumento de los plazos.

“La eliminación de retenciones para aquellas empresas que exporten más que en el último año, en tanto, significa un estímulo para la actividad económica y favorecerá la necesaria inserción internacional de nuestro país”, agregan.

En tanto, desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) consideraron que las medidas reflejan “el inicio de un plan de reactivación”, especialmente las que refieren al plan de facilidades de la AFIP, la eliminación de comisiones extras por depósitos en efectivo y la quita de retenciones a la exportación.

Sin embargo, el presidente de la entidad, Gerardo Díaz Beltrán, aclaró que se necesitan “más medidas de fondo para reactivar el consumo, frenar la especulación financiera y bajar el costo argentino”, tras 14 meses consecutivos de caída de ventas minoristas.

Nota relacionada: A LAS PYMES: PLANES AFIP PARA DEUDAS, FIN A COMISIÓN POR DEPÓSITOS Y 10 DÍAS PARA COBRAR PAGOS CON TARJETAS

Haber logrado eliminar las comisiones abusivas que cobraban los bancos por los depósitos en efectivo de las pymes es una medida que no va a modificar algunas cuestiones de fondo, pero que sí revierte lo que era un abuso absoluto por parte del sector financiero y que generaba distorsión de costos”, destacó Díaz Beltrán.

En cuanto al plan de pagos de AFIP, agregó: “La creación de un plan de facilidades de pago amplio, accesible y sin condicionamientos oxigenará a las pymes en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, evitando embargos y fomentando el desarrollo”.

Además, desde CAME valoraron “los anuncios sobre la resolución del BCRA que acorta a un máximo de 10 días hábiles el plazo en el que los comercios reciben el dinero de las ventas que hacen por tarjeta de crédito, y la eliminación de los derechos de exportación (retenciones) para todas aquellas pymes que vendan al exterior por encima de su promedio de exportaciones del año pasado o las empresas que se inicien como exportadoras”.

Nota relacionada: EL DETALLE DE LAS MEDIDAS QUE ANUNCIÓ MACRI: CÓMO SON Y QUÉ IMPACTO TIENEN EN LA ECONOMÍA

“Oportunismo tardío para que nada cambie”

Por el contrario, referentes de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME)manifestaron la “decepción” de las pymes ante el anuncio de medidas del Gobierno destinadas a “aliviar” la crisis, y lo calificaron de “oportunismo tardío para que nada cambie”.

“Lamentablemente, lejos de escuchar los reclamos de los sectores perjudicados por el actual rumbo económico, el Gobierno opta por  ratificar los ´profundos cambios estructurales´ acordados con el FMI que llevaron a la crisis económica y social que hunde el mercado interno, el sistema productivo y la industria nacional. El mismo FMI ya anticipó  que se espera para este año, y  en particular para el siguiente, mayor recesión y desempleo”, expresaron en un comunicado.

Y agregaron que “la desmesurada suba de tarifas, combustibles y servicios no se retrotrae, y ahora se asegura que al menos para usuarios residenciales no habrá nuevos aumentos hasta fin de año. Las pymes no están contempladas en esa benevolencia”.

Asimismo, consideraron que “tampoco benefician a las pymes  los acuerdos de precios en 60 productos básicos con grandes firmas y supermercadistas, que se pautaron ´al menos´ por seis meses”.

Las pymes necesitan un mercado interno fuerte y el restablecimiento del crédito productivo, algo imposible con  tasas de más de 60%. Tampoco resultan un ´alivio´ las exenciones para exportadoras, que son menos del 1% de las empresas del sector”, afirmaron.

Con respecto a las medidas fiscales anunciadas, dijeron que “deberá esperarse a su implementación para verificar en qué grado podrían responder a los urgentes reclamos de las unidades productivas más chicas, que constituyen más del 90% del universo empresario”.

Por estos motivos, “APYME advierte que estas medidas resultan irrelevantes y que no mejorarán la situación del mercado interno, las pymes ni los sectores más vulnerables. Cuando se llama a “poner el hombro”, debería centrarse este pedido en los sectores que siguen maximizando beneficios bajo el actual modelo,  como  empresas energéticas y mineras, el complejo agroexportador y el sector financiero especulativo”.

Por último, remarcaron que “se necesita un verdadero cambio de rumbo, con un Estado activo que impulse la producción nacional, el mercado interno, las pymes, las economías regionales y un sistema financiero al servicio de la producción y el trabajo”.

“Es un poco tarde para miles de empresas que tuvieron que cerrar”

Por su parte, el presidente de la Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA), Marcelo Fernández, afirmó que las medidas económicas anunciadas “servirán para atenuar la situación de emergencia que atraviesan las pymes”, pero advirtió que miles de empresas tuvieron que cerrar sus puertas por la demora en lanzar las medidas.

En este sentido, se refirió al plan de pagos lanzado por la AFIP para regularizar deudas tributarias vencidas, al sostener que “la necesidad de la refinanciación de las deudas había provocado que se dejara de pagar en el marco de la baja del consumo y de la actividad”. “Por supuesto que el congelamiento de tarifas es lo que pedíamos, y esperemos que esto sirva para paliar la crisis”, agregó.

Sin embargo, el empresario lamentó que “es un poco tarde para miles de empresas que tuvieron que cerrar sus puertas y dejar de producir”.

Cabe recordar que los anuncios del Gobierno se realizaron un día después de la publicación de los índices inflacionarios por parte del INDEC, que indican un aumento de precios al consumidor del 4,7% en marzo de 2019, acumulando un alza de 11,8% en el primer trimestre del año.