Winston Churchill repitió tres veces el octavo curso, era una persona que le costaba estudiar. Pero un día ya viejo el hombre, recibió una invitación de la Universidad de Oxford para dar el discurso de graduados a los jóvenes estudiantes.

Jorge Luis Atencio Director General Infopymes direccion@infopymes.info

El día del discurso, el auditorio estaba colmado, estudiantes ansiosos de escuchar el “Gran Discurso” de un líder mundial.

El hombre estaba vestido de frac de color negro y su clásico sombrero de copa, con la ayuda de su bastón y quienes lo acompañaban subió al podio, y luego de que los aplausos atenuaran, gritó “NUNCA SE RINDAN” el auditorio enmudeció unos segundos, y repitió empinándose, con el cuerpo hacia adelante, su brazo extendido y el puño cerrado, reiteró “NUNCA SE RINDAN”.

Sus palabras retumbaron a través del auditorio, saludó a los jóvenes con su sombrero y se bajó del podio. Este fue el discurso más corto y a la vez el más elocuente que se haya dado en dicha universidad.

En tiempos difíciles como estos te digo que … ¡Nunca nunca nunca te rindas!

Puede ser de interés: “LA INTELIGENCIA ESTÁ SOBREVALORADA, SER AMABLE TIENE MUCHO MÁS MÉRITO”