El Gobierno argentino comenzó a monitorear las importaciones de acero.

Existe preocupación en el Ministerio de la Producción por los excedentes del producto que hay a nivel global y por el incremento de barreras al comercio en muchos países.

El efecto sería que los exportadores buscan descargar esa producción de más en países que tengan menores niveles arancelarios. Por ahora, el objetivo es preservar para las empresas locales la producción de tubos de producción y conducción que se destinan a Vaca Muerta.

El objetivo de este monitoreo es resguardar la producción y el empleo de los argentinos. La industria del acero para producción de tubos en los últimos meses ha logrado una oferta muy competitiva”, afirman en la cartera que conduce Dante Sica.

Puede ser de interés:
VACA MUERTA: NUEVO GASODUCTO DEMANDARÁ INVERSIONES POR U$S2.000 MILLONES

Vaca Muerta: nuevo gasoducto demandará inversiones por u$s2.000 millones

Señalan que la industria argentina proveedora de tubos de producción y conducción, está integrada por empresas grandes y pymes locales tiene capacidad de generar los desarrollos energéticos y de tendido de ductos que la Argentina está desarrollando.

En Producción consideran de “suma importanciaque las empresas locales puedan aprovechar la tracción de Vaca Muerta como sector dinamizador de la economía y de las capacidades productivas locales.

Afirman que “esas supuestas importaciones podrían representar un riesgo de daño para la sostenibilidad de la industria nacionalsobre todo para las pymes del sector-, productora de tubos, que emplea a más de 5.000 personas de alta calificación técnica y tiene capacidad de provisión competitiva de tubos locales”.

Según indicaron fuentes de la cartera, las empresas del sector que están trabajando con Vaca Muerta advirtieron en las últimas semanas un incremento inusual de compras al exterior de productos que se producen localmente.

El problema sobre los excedentes de acero a nivel global viene de largo. Tiene que ver con la superproducción de China que generó un fuerte desbalance a nivel global. El año pasado Donald Trump dispuso elevar los niveles de protección para el acero y el aluminio en Estados Unidos. Argentina quedó al margen de las penalidades, pero socios como Canadá, México y la Unión Europea fueron golpeados por la medida. Otras naciones en el mundo siguieron el camino de la suba de aranceles.

Si bien la Argentina no anunció el incremento de sus niveles de protección en línea con las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), se interpreta que se trata de pasos preliminares. Una de las empresas argentinas más importantes TECHINT, es líder mundial en producción de tubos para la industria petrolera, y constantemente llama la atención sobre la sobreproducción siderúrgica china, que de manera directa o indirecta se vuelca en América latina.

En Producción desvinculan este inicio de monitoreo del conflicto que se inició con TECPETROL, la empresa del grupo TECHINT que explora en Vaca Muerta, que reclamó al gobierno nacional por la reducción de los subsidios que había acordado para la operación en esa área en Neuquén. En el contexto del ajuste fiscal que lleva a cabo el Gobierno nacional, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, dispuso reducir las ayudas a la empresa. No obstante, el solo anuncio de que la Argentina comienza a vigilar las importaciones de acero resulta en sí mismo un elemento que distiende la relación con la organización de que comanda Paolo Rocca.