La Cámara del Comercio Automotor informó que el último mes se vendieron 125.853 unidades. En el acumulado del primer trimestre la baja es de 8 por ciento

La venta de autos usados comenzó a sentir en marzo la misma crisis que la venta de 0km, mercado con el cual está íntimamente ligado.

De acuerdo a la Cámara del Comercio Automotor (CCA), en marzo se vendieron 125.853 unidades, una baja del 16,47% comparado con igual mes de 2018 cuando se comercializaron 150.670 vehículos. Comparado con febrero (133.805 unidades), hubo una baja del 5,94 por ciento.

En los primeros 3 meses del año, la baja llega al 8,45%, es decir 408.274 unidades, comparado con el mismo período de 2018 (445.946 unidades).

En este contexto Alberto Príncipe, presidente de la CCA, dijo que “ante un mercado con porcentajes de venta permanentemente en baja, debido a la dura crisis que vive la industria automotriz, la enorme caída de la comercialización del auto 0km está afectando directamente al sector del auto usado, haciendo que el comerciante pierda el lugar más importante de abastecimiento”.

Puede ser de interés: EXCLUSIVO: DE UN TOTAL DE 30 EMPRESAS DE ELECTRÓNICA EN TIERRA DEL FUEGO, HOY QUEDAN SÓLO 4 EN PIE Y OPERATIVAS

“Dada esta circunstancia, nuestro negocio está supliendo este bache con el mercado particular, es decir, con el público que por falta de recursos se le hace insostenible el mantenimiento de su automóvil por los gastos e impuestos que requieren mensualmente, dejan los vehículos en nuestras empresas para su venta. Esto no es un paliativo, es un equilibrio momentáneo”, agregó el directivo.

La economía cayó 5,7% en enero y suma nueve meses de recesión

Según Príncipe, queda la esperanza de la reconversión del mercado de autos nuevos hasta fin de año, con la colocación de los stock, tanto de las concesionarias como terminales, para aumentar sus volúmenes de venta con bonificaciones. “Esto mejoraría la posibilidad del aprovisionamiento de la mercadería faltante para nuestros negocios”, aclaró Príncipe.

Por otra parte, explican que el reordenamiento de las estructuras de los comercios es de más fácil reducción, aunque no se pueda disminuir la voracidad fiscal, tanto municipal, como provincial y nacional. “Ante este contexto, el compromiso financiero con estas empresas, empieza a tener riesgos”, expresó.

Fuente: Telám