La evolución de la generación de energía a partir de fuentes renovables creció en un 90% en el bienio 2017-2018, lo que si bien representó un 4% sobre el total del sistema en lugar del 8% proyectado, consolida un cambio paradigmático de la composición de la matriz eléctrica.

Así lo resaltó un estudio sectorial que realizó la consultora internacional KPMG, en el que se analizó que las metas propuestas por la ley 27.191 de promoción de las energías renovables, la meta del 12% de 2019 podría alcanzarse si efectivamente entraran en operación los proyectos en construcción.

No obstante, el trabajo advirtió que la coyuntura económica y el estado actual de la infraestructura, principalmente de la red de transmisión eléctrica, suponen los dos principales obstáculos para el pleno desarrollo de los proyectos de energías renovables y en consecuencia de los objetivos de la ley.

Puede ser de interés:

El trabajo de KPMG precisó que la participación de las renovables en la matríz eléctrica local alcanzó el 4% en 2018, y a pesar de no haberse alcanzado el objetivo del 8% previsto en la ley, “la evolución registrada en los dos últimos años se traduce en un crecimiento que fue mayor al 90%”.

Así se desprende de analizar que de una oferta de generación en renovables de alrededor de 753 Mw pasó a 1.462 Mw, lo cual conforma “un cambio paradigmático respecto a la composición tradicional de la matriz eléctrica y un logro por demás significativo”.

Para 2019, el objetivo del 12% podría alcanzarse “si efectivamente entran en operación gran parte de las iniciativas en construcción”, aunque la meta asoma de “difícil cumplimiento” por “los obstáculos que suponen entre otros, la coyuntura económica y el estado actual de la infraestructura”.

Además del contexto macroeconómico que dificulta las posibilidades de financiamiento que requieren los proyectos, el informe plantea como obstáculo “el estado de la red de transmisión eléctrica, sistema colapsado y cuya expansión conforma un requisito fundamental para darle sentido a las inversiones actuales y futuras en materia de renovables”.

Si bien hasta hace escasos meses el conjunto de iniciativas relacionadas con la expansión de la red de transporte eléctrico había quedado en suspenso con la interrupción del programa de inversiones PPP, éste fue recientemente relanzado por el gobierno con el objetivo de licitar el proyecto más oneroso en la carpeta de obras vinculadas con el sector energético.

El trabajo hace referencia a la construcción de la línea de extra alta tensión (en 500 kV) entre las estaciones transformadoras de Río Diamante (Mendoza) y Coronel Charlone (Buenos Aires)

“Si bien la premura por mejorar la infraestructura energética es mayor a las condiciones en las que se intenta llevar adelante, este suceso podría conformar un cambio de tendencia en la materia si, como se espera, las empresas finalmente adjudicadas no terminan tropezando con los problemas de acceso al financiamiento”, auguró KPMG.

En ese contexto, el desarrollo de las energías renovables no resultan ajenas “a las elevadas tasas de interés, el riesgo país y los derrames aún latentes de la causa de los cuadernos de la corrupción, razón por la cual muchas entidades financieras aún consideran que el riesgo de financiar la obra pública es elevado, lo que acota el conjunto de oportunidades para solventar estos proyectos”.

Fuente: Télam