Locomotora” contra “motitos”. Esa fue la imagen que usó el Presidente para hablar de la importancia de trabajar en equipo para facilitar las condiciones para emprender . “Quiero que no tengamos que andar cada uno en una motito buscando sobrevivir. El desafío hoy es que haya un tren en el que ya puedas subirte y tener una base, y no tener que fabricarte tu propio camino porque no hay reglas sobre la mesa”, dijo durante su presentación en la Experiencia Endeavor.

Lejos de hablar de los números de inflación, y sin mencionar ni una vez las palabras “dólar” o “tasas”, Mauricio Macri hizo hincapié en el “juego limpio”, en la necesidad de asociación público-privada y en la importancia de abrir la economía para que haya competencia.

Primero, lanzó un guiño para el auditorio. “Me siento emprendedor, me identifico mucho con su convicción”, dijo. Siguió con los halagos para su público, y deslizó una crítica a otros empresarios. “Me alegra que ustedes estén tomando decisiones, no como muchos otros que están más consolidados, pero que toman una actitud de parálisis frente a la incertidumbre electoral. La forma de no volver atrás es seguir haciendo, para transmitir esto a los argentinos que aún dudan”, apuntó, en diálogo con Guibert Englebienne, emprendedor y presidente de Endeavor.

Puede ser de interés: NUEVAS CAPACITACIONES E+E PARA EMPRENDEDORES

Nuevas capacitaciones E+E para emprendedores

Cuando tuvo que hablar del legado que le gustaría dejar cuando termine su mandato, Macri afirmó que le gustaría dejar “una Argentina definitivamente insertada en el mundo”. Inmediatamente siguió con su discurso sobre las reglas claras y el juego limpio. “Hay un país que cambió, que quiere las cosas claras y no las cosas raras. Estamos viviendo una transformación bestial, aunque ahora la recesión tal vez nos haga castigarnos por demás”, resaltó.

Expresó su deseo de que haya una economía más abierta. “Hay que poner reglas claras para la competencia. Al emprendedor lo tenés que hacer competir, porque en un país cerrado, donde hay connivencia del sector público con el privado, ahí todo se frustra”, dijo, y agregó: “Hay que animarse a competir, sobre todo en los tiempos en los que el desarrollo tecnológico destruye y crea, en una dinámica de desafío permanente”.

Fuente: La Nación