La retracción del consumo en el mercado interno sigue con números en rojo y a pesar de los programas del Gobierno nacional el repunte es muy bajo.

La pérdida de poder adquisitivo, los sueldos que no se actualizan al mismo ritmo que el costo de vida, la tasa de interés por las nubes, aumento de tarifas, y las dificultades para controlar la inflación marcan un panorama negro para la toma de decisiones del sector empresario en materia de inversiones, producción y empleo. 

Tanto supermercados y shoppings como pequeños y medianos comercios han tenido desempeños negativos desde hace meses sin una reversión aún de las expectativas en el horizonte.

Las pymes, las más afectadas

Por su parte, la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) analizó, en un informe realizado en su Observatorio de políticas públicas cuyo coordinador es Santiago Fraschina, el desempeño de las pequeñas y medianas empresas, y observó que “en los últimos 18 meses, se constata que las caídas en las ventas PyMEs acumulan 17 meses (desde enero de 2018). Si bien parecía que la caída se amortiguaba luego del pico de noviembre de 2018,que alcanzó el 15,6% interanual, en mayo de este año las caídas volvieron a acelerarse y ya muestran una caída del 14,1%.

Hay que tener en cuenta que dicho mes se compara contra mayo de 2018, mes en el cual el desplome ya se había iniciado, con lo cual queda demostrado la inexistencia de un rebote”.

En el desglose por rubro, según datos elaborados por la Confederación Argentina de Mediana Empresa (CAME), aparece que de 12 rubros 11 presentan caídas que superan el 10%, como en el caso de joyería, relojería y bijouterie (-16,8%), calzado y marroquinería (-16,7%), electrodomésticos, electrónicos y celulares (-15,7%), muebles, decoración y textiles para el hogar (-15,5%), bazar y regalos (-14,6%), indumentaria (-14,1%), ropa, artículos deportivos y recreación (-13,3%), neumáticos y repuestos de autos y motos (-13,1%), juguetería y artículos escolares (- 12,9%), farmacia, perfumería y cosméticos (-12%) y ferretería, materiales eléctricos y de construcción (-11,9%). Solamente el rubro de alimentos y bebidas cae por debajo del 10% (un -6,5%).

Supermercados

Las ventas en supermercados acumulan 9 meses de caídas.

Desde julio de 2018 empezaron a caer en términos interanuales (a precios constantes) y desde octubre dichas caídas superan el 8%. Luego de presentar una leve desaceleración en diciembre, volvieron a profundizarse con una caída del 14,5% en marzo de 2019 (últimos meses con información).

Un claro reflejo del limitado margen de gasto del promedio de las familias fue el nivel medio de los tickets por operación, apenas $ 657, aumentó 13 puntos porcentuales menos que la tasa de inflación del período que ascendió a 54,7 por ciento.

De los $ 51.119 millones que facturaron en marzo el conjunto de 101 grandes cadenas de supermercados en sus 2.952 bocas de ventas relevadas por el Indec, las operaciones con el uso de efectivo representaron el 34,7% del total, un claro indicador del predominio de las compras por impulso.

Lee también:


Entre el resto de los instrumentos de pago se destacó el predominio de las tarjetas de crédito, con 35,1% del total; mientras que el uso del débito de cuenta bancaria representó el 26,9% del total.

Electrónica, informática y electrodomésticos

A su vez, aparece una fuerte caída en lo que es el rubro de electrónicos y electrodomésticos.

Se encuentra que las caídas se acercan al 80% interanual en algunos casos como en GPS (- 79,6%), consolas de video juegos (-76,4%) o cámaras digitales (-74,7%). Otros artículos muy comunes en relación a los consumos típicos de hogares de las clases medias urbanas han tenido caídas importantes como computadoras (-58,3), tablets y Ipad (-56,2%), televisores led, Smart, lcd y plasmas (- 39,9%), celulares (-31,2%), heladeras con y sin freezer (-30,8%), calefactores y estufas de gas (-27,9%), lavarropas (-23,7%), calefactores y estufas eléctricos y caloventores (-22,8%).

Autos y motos

En el caso de los automóviles, en enero de este año la caída alcanza el 50,1% interanual.

Es decir, que se patentaron la mitad de los coches de enero de 2018. En este mes, se habían patentado unos 120.000 vehículos. Sin embargo, en enero de este año el número cae a 60.000. La tendencia descendente se mantiene y alcanza en mayo un 56,4% y todavía parece no mostrar un piso. Apenas 36.000 autos se patentaron en ese mes, mientras que en mayo de 2018 el número superaba los 83.000. En cuanto a las motocicletas, la caída es apenas menor. En enero ya mostraba una caída del 44,2%, mes en el que se patentaron unas 42.000 motos, mientras que un año atrás ese número alcanzaba los 75.000 patentamientos. En mayo se patentaron unas 26.000 motos, un 55% menos que hace un año, cuando los patentamientos alcanzaron las 58.000 unidades.