Es oficial. FCA retiró su oferta de fusión con el Grupo Renault “con efecto inmediato”. ¿La razón? El clima político originado por el Estado francés. Francia dice que fue por culpa de Nissan.

  • Fiat Chrysler Automobile retiró su propuesta de fusionarse con Renault.
  • El acuerdo habría cambiado la industria automotriz y creado el tercer fabricante de automóviles más grande del mundo.
  • FCA culpa a “las condiciones políticas en Francia”. El gobierno francés dice que el responsable es Nissan.

Fiat Chrysler Automobiles retiró su propuesta de una fusión de US$ 35 mil millonescon Renault, revirtiendo los planes para crear lo que podría haber sido el tercer mayor fabricante de automóviles del mundo.

FCA dio a conocer la novedad a última hora del miércoles.

La compañía ítalo-estadounidense explicó en un comunicado que abandonaba la fusión planeada porque “las condiciones políticas en Francia no existen para que una combinación de este tipo proceda con éxito”.

Las acciones en FCA bajaron un 3 por ciento en Milán y las de Renault cayeron un 7 por ciento en las primeras operaciones del jueves.

La decisión se produjo después de que la junta directiva de Renault rechazara por segunda vez la decisión de comprometerse con la propuesta de combinar todas las acciones, y dijo que el gobierno francés, su mayor accionista con una participación del 15 por ciento, había solicitado más tiempo para analizar la medida que podría haber modificado el escenario global de la industria.

De acuerdo con Financial Times, citando a una persona cercana a Renault, “la decisión de FCA de retirar la propuesta fue comprensible dada la reticencia del gobierno francés a participar en las conversaciones”. Para el medio inglés, “el estado francés tiró del elástico hasta que se rompió”.

No somos nosotros, es Nissan

Por su parte, el gobierno francés culpa a Nissan de lo sucedido. En efecto, el Ministerio de Finanzas del país de Emmanuel Macron dijo este jueves en un comunicado que había trabajado “de manera constructiva con todos los interesados” y que el único elemento que faltaba el acuerdo era “el apoyo explícito de Nissan”.

Las acciones en el Nissan en Tokio, el segundo mayor accionista de Renault, cayeron hasta un 3,6 por ciento en las primeras operaciones de este jueves, pero se recuperaron en la tarde nipona.

La propuesta de fusión habría hecho que FCA y Renault fueran dueños del 50 por ciento de una nueva compañía que, combinada, habría fabricado 8,7 millones de vehículos al año, más grande que General Motors.

Hubiera sido la tercera mayor automotriz del mundo, sólo detrás de Volkswagen y Toyota.

Si bien no es oficial, los medios franceses dicen que el estado y un representante sindical fueron los únicos miembros de la junta directiva de Renault que no votaron a favor del acuerdo. Representantes de Nissan se habrían abstenido.

De acuerdo con el FT, Nissan no está “tan sorprendida” por la decisión de FCA de retirar la propuesta dadas las señales previas. La compañía japonesa, que a través de su alianza de 19 años con Renault tiene una larga experiencia de relacionarse con el estado francés, predijo que la propuesta generaría fricción.

Al parecer, Francia quería asegurarse de que Nissan fuera parte de la fusión desde el principio, y no más adelante, como se esperaba.

“No estaban dadas las condiciones políticas para seguir adelante”, dijo, según The New York Times, una persona cercana al presidente de la FCA, John Elkann.

De acuerdo con el mismo medio, otra persona cercana a FCA dijo: “Están tratando de culpar a Nissan, pero por lo que sabemos, no hubo ningún problema con Nissan. Creemos que el gobierno francés está usando a la empresa japonesa como una excusa”.

Fuente: merca20.com