El conocido economista realizó un análisis de la situación actual del país y cómo se sale de ésta coyuntura.

El dólar, la inflación, caída de los indicadores económicos y como se sale de esta coyuntura, fueron algunos de los temas abordados por el conocido economista Damián Di Pace durante una charla con periodistas del Diario Norte junto al presidente de la Cámara de Comercio de Resistencia, Ernesto Scaglia y como parte de la celebración por el Día de las Pymes, previo a la conferencia de ayer titulada: “Pensar en grande. ¿Qué debe hacer tu empresa en el 2019 2020?, Di Pace hizo hincapié en la necesidad del abordaje coherente sobre los problemas económicos que afecta a todos los argentinos.

“Como salimos, siempre explico con este ejemplo: estoy en casa, trabajo ocho horas por día, tengo una deuda de tarjeta importante que es del 78 por ciento de lo que produzco. La única forma de pagar el saldo de esa tarjeta es trabajando más horas, la única forma de Argentina de poder afrontar su deuda, es lograr recuperar su crecimiento, es produciendo más, el próximo gobierno tendrá que encarar reformas profundas sobre todo desde el punto de vista tributario y tendrá que ser injusto inclusive” remarco en la entrevista.

Esa injusticia que destaca Di Pace impacta en el sector más débil, el emprendedor o el microempresario, pero “la única forma de salir es produciendo y las Pymes tienen un rol muy importante en este trayecto, en la Argentina tenemos 850 mil Pymes, si se hace bien las cosas, si vos al microempresario le bajas los impuestos como lo sancionó la ley de economía del conocimiento, donde ahora los emprendedores de software, informativa, biotecnología, robótica, pagan el 15 por ciento de ganancia, si vos eso lo trasladas al sector de servicios e industria general, con un tope de facturación y le cobras ese tipo de impuesto, vas a tener mucha más gente emprendiendo en la Argentina, rápidamente, no lo digo yo lo dice la fundación del observatorio Pyme que es un organismo de la Nación, veremos si, obviamente se toma esa decisión, porque es importante que al microempresario se lo apoye de esa manera, porque es el salto de la pequeña empresa a la mediana y eso es generación de empleo”.

El economista sostiene que estas decisiones apuestan a duplicar la cantidad de pymes nacionales, con la posibilidad de sustituir planes sociales, menos subsidios y mayor generación de trabajo. “Es la única forma, las Pymes tienen que ser protagonistas del cambio en la Argentina y los sectores económicos tienen que estar dimensionados a las problemáticas que tienen en la actualidad, hay que dividirlas en tres, las micro, pequeñas y medianas, cada uno tiene sus problemática hay que arrancar sobre el microempresario hubo cosas positivas del gobierno, avanzar en estos tres eslabones” remarca.

EL DÓLAR CONGELADO

La moneda norteamericana tiene alto impacto en la economía nacional, por ello, siempre es consulta de rigor presumir como influirá sus movimientos en los próximos meses. Di Pace recalca que con “una tasa alta, una contracción de la base monetaria, los plazos fijos en pesos que rinden entre 45 al 50 por ciento, con el gobierno comprando y vendiendo dólar futuro, con un posible recorte de tasas de la reserva federal americana a 10 años, por lo cual tenés ingresos de dólares para oficiar de carry trade, hoy no tenés datos objetivos para señalar que el dólar se va a disparar, al contrario más que retraso cambiario tenés muchas situaciones que el gobierno esta controlando en contexto eleccionario, para tener un equilibrio cambiario, lo que le permite generar un proceso de desinflación. después de las elecciones, será otro cantar” sentenció.

Para el economista, los argentinos estamos transitando una especie de neoconvertibilidad en el cual hay un tipo de cambio que no se puede mover de ciertos márgenes, pero cuando se termine el tema electoral, y con una proyección de un dólar a 51 pesos para diciembre eventualmente, hasta fin de año considera que no existen elementos para señalar que se vuelva a disparar. “Pero la Argentina es muy volátil” reflexionó. El combo va de la mano con los factores políticos, formulas presidenciales, mercados ansiosos y el contexto internacional.

Finalmente, a modo de catarsis, Di Pace sostuvo que “todas las semanas tenés un condimento para que esto nunca sea constante”.

Oxigenar los bolsillos

Los indicadores oficiales aportados por el Indec de manera mensual ponen en la superficie una sistemática caída en las ventas en los supermercados. Para Di Pace, este análisis merece dos partes, porque las ventas en los super minoristas ha tenido una caída del 12,6 por ciento, pero a la vez, los mayoristas también la sufrieron con 12 por ciento, ambos desaceleraron su caída con respecto a marzo.

Sin embargo, “lo que vemos en mayo, -agrego- lo medimos en el Chaco y nos da una caída del 10 por ciento, donde observas que va desacelerando lentamente en un sector de consumo masivo, pero nos golpea a todos, porque son alimentos, bebidas, artículos de limpieza y cuidado personal”. Quizás el panorama empeora en los shopping, situación a la que considero como más compleja, debido a la aceleración de la caída en marzo pasando del 16 al 22 por ciento. “Que vemos, no solamente toco un techo absoluto y ahora con los planes de gobierno Ahora 3,6,12 y 18 son sectores que se verán favorecidos por el oxigenamiento del bolsillo del consumidor vía plástico, porque tenés indumentaria, calzado, centros de compras y shopping, electrodomésticos que son los sectores más afectados” explicó, para luego reconocer que así como se vio una caída brusca, puede haber un repunte, porque a fines de mayo y principios de junio, las ventas se incrementaron un 50 por ciento con tarjeta dentro del plan, llegando inclusive en algunos rubros hasta del 100 por ciento.

“Tenes que de 3 de cada 10 compras, se hicieron con tarjetas y con estos planes, lo que amortigua la caída, provoca desaceleración pero en el consumo masivo la cosa va más lenta, aunque podría haber una mejoría fuerte con el cobro del aguinaldo” indicó.

Déficit fiscal y la reforma laboral

En otra parte de la entrevista, Di Pace considera que la ecuación del próximo gobierno será otra vez corregir el déficit fiscal, al cual pondero como el ajuste profundo para ir a un superávit. “Es elemental que lo que le ingresa tiene que ser mayor al gasto, es una forma de disminuir la presión tributaria, creo que es la única forma, además hay impuestos que habrá que eliminar y otros reducirlos, pero al déficit de cuenta corriente, tenés que sumarle el déficit financiero. Argentina tiene vencimientos de 22 mil millones de dólares que hoy no puede cubrir, con un riesgo país elevado no puede salir a endeudarse en los mercados, por lo cual es importante la reunión de Nicolás Dujovne en Nueva York, porque plantea que estaría predispuesto a volver a retomar el tema de la reforma laboral”.

“Cualquiera que asuma, -sostuvo- tiene que ir a un régimen de facilidades extendidas de 3, 5 y 10 años, pero eso será en contraprestación de reformas estructurales que no se pudieron hacer. Una reforma laboral, tributaria, previsional algunas de esas tres van a caer, no sabemos por cual se va a empezar, pero necesariamente hay que hacerlas.

Fuente: Diario Norte