Se trata de BitPatagonia, que se dedica a la exploración de blockchain y monedas virtuales. Funciona en un galpón alquilado a Newsan en Ushuaia y su cantidad de accionistas -todos argentinos- pasó de 70 a 90 en los últimos meses. Entre ellos, hay empresarios relevantes del comercio electrónico, la salud y la banca, entre otros rubros.

BitPatagonia sigue firme en su elección de Tierra del Fuego para desarrollar el negocio y su cantidad de accionistas -todos argentinos- pasó de 70 a 90 en los últimos meses. Entre ellos, hay empresarios relevantes del comercio electrónico, la salud y la banca, entre otros rubros.

Según Salama, se mantiene el compromiso de seguir apostando al ecosistema blockchain en la Isla de todos los inversores que “acompañaron en el riesgo de invertir en nuestro país y no en otro destino”.

Salama se refiere a Canadá, la nación que más granjas de minado atrae (algunas de ellas fundadas por empresarios latinoamericanos) y hasta intentó seducir a BitPatagonia. Además, la empresa también recibió ofertas de Paraguay, otro de los mercados de la región que quiere posicionarse en la industria 4.0.

El que apuesta al Bitcoin, ¿gana?

En las últimas semanas, el Bitcoin se apreció hasta los u$s13.000, bajó a u$s10.000 y se está estacionando en el orden de los u$s12.000. Muy por encima de los u$s3.800 en los que arrancó 2019. Con tales fluctuaciones, el pequeño ahorrista ve con temor la posibilidad de apostar esta moneda.

“Hay tantas opiniones como analistas, entre los pesimistas y los optimistas, nosotros vamos por el carril del medio. Creo que la escalada comenzó muy temprano y sorprendió a varios. Nos sumamos a las proyecciones optimistas de 20.000 o 30.000 dólares para fin de año”, señala Salama.

En este punto, asegura que los gráficos demuestran que la moneda va corregir en cualquier momento y retomar con mayor envión. El ejecutivo sigue el minuto a minuto de las principales monedas virtuales y está seguro de que el Bitcoin –a una década de su nacimiento–está ingresando en una fase de consolidación.

“Demostró que ha soportado una gran lucha mediática. Antes, cuando un organismo lanzaba algún anuncio, el Bitcoin variaba. Hoy tiene su autonomía. Está más sustentada entre los usos y como instrumentos de inversión”, remarca Salama.

Para ejemplificarlo, el experto cita el caso de Binance, un exchange (casa de cambio virtual) que hace dos meses fue hackeado y eso podría haber empujado la cotización a la baja. Pero la moneda se valorizó.

Salama expone otro signo de esta evolución de la criptoeconomía, con algunos hechos recientes que evidencian cómo el mundo de las finanzas está confiando en las divisas digitales:

– JP Morgan siempre afirmó que eran una estafa, pero en febrero anunció que creará una divisa virtual propia

– Goldman Sachs invirtió u$s400 millones en un exchange y también podría crear una moneda digital

– El fondo Fidelity está ofreciendo a sus clientes instrumentos en criptoactivos

– El operador móvil AT&T permite a sus 153 millones de abonados pagar con bitcoins

Lee también:

“Hay un montón de bancos que salieron a la compra de exchanges. Estamos transitando el dejavú de las .com: las empresas tradicionales están comprando o tomando participación en firmas de monedas virtuales”, remarca Salama.

Según el ejecutivo, no se percibe un “cisne negro” en el horizonte que pueda atentar contra la cotización de la moneda digital líder, aunque afirma que estas amenazas todos las explican luego con “el diario del lunes”.

Sin embargo, advierte que siempre podría haber una gran ballena, es decir, “jugadores fuertes que vendan todos sus bitcoins porque otra moneda superó el encanto u otra simple razón”.

Libra, de Facebook, ¿será una de ellas? “Del 8 al 28 de mayo, Bitcoin subió 40%. Ahí no estuvo Libra”, responde a iProUP el ejecutivo, quien cree que el segundo semestre mostrará una expansión del Bitcoin.

“A principios de año, especialistas y líderes de fondos pronosticaban que estaría en u$s10.000 o u$s15.000 este año, precios que parecían muy lejanos en enero. El fondo de activos digitales Pantera Capital pronosticó que estará a u$s67.500 a fin de año. En diciembre veremos cuál acertó más”, subraya.

En este sentido, el COO de BitPatagonia asegura que “hay inversores que apuestan al ‘criptoaguinaldo’, que es gente que compra u$s500 o u$s1.000 y que si se cumplen los pronósticos pueden hacer una gran diferencia”.

Con mitad de su tiempo en Tierra del Fuego y la otra mitad en Buenos Aires, Salama pocas veces retira su mirada de un panel que muestra la actividad del principal datacenter de blockchain de Latinoamérica y la cotización de las principales monedas virtuales.

Así como el Bitcoin arranca otra etapa, BitPatagonia también: en la empresa preparan dos proyectos para continuar con la consolidación de la industria blockchain nacional. Y esperan profundizar el trabajo conjunto entre el sector público y privado para que la Argentina se posicione entre las regiones líderes de esta tecnología.

Fuente: iproup.com