Se reglamentó la implementación del Certificado de Crédito Fiscal para aquellos usuarios que deseen inyectar energía renovable a la red eléctrica. Especialistas aseguran que se puede obtener hasta un $1.000.000 por la instalación del sistema.

Ahora, a través de la disposición 83/2019, la Subsecretaría de Energías Renovables y Eficiencia Energética aplicó el primer beneficio promocional del Régimen de Fomento a la Generación Distribuida de Energías Renovables.

Se trata del Certificado de Crédito Fiscal (CCF) que puede ser utilizado para el pago de impuestos nacionales, como el impuesto al valor agregado, el impuesto a las ganancias, impuesto a la ganancia mínima presunta o impuestos internos, repercutiendo en un beneficio de efectividad inmediata para el usuario.

Lee también:

Este beneficio es ideal para los estacioneros que deseen contrabalancear los gastos de su tarifa eléctrica inyectando energía limpia a la red. Cinco jurisdicciones están adheridas a la reglamentación (de la Ley 27.424 de Generación Distribuida) y a través del sitio de la Secretaría de Energía ya se pueden pedir los medidores bidireccionales, son las provincias de Córdoba, San Juan, Mendoza, Río Negro y Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Otras provincias, como Salta y Santa Fe, permiten a sus usuarios vender energía limpia a la red eléctrica por contar con marcos regulatorios propios. No obstante, estas tienen sus propios beneficios y no están adheridos a los nacionales.

La empresa ECOVATIO instaló la primera Estación de Servicio con Energía Solar en Córdoba en Junio 2018.