Lo aseguró el especialista Sebastián Gaviglio, de la agencia 25Watts en el marco del último encuentro con socios realizado por el Clúster de Servicios de Córdoba.

Se advierte que en materia de “transformación digital” la Argentina está varios escalones por debajo de otros países de la región.

Sólo 2% de las empresas de Argentina son líderes digitales, según el índice de transformación digital de Dell Technologies.

Si  hay  un  concepto  del  que  se  habla  en  los  últimos  tiempos  en  el sector  empresario es  el de  la “transformación  digital”  (TD) y  la  mayoría  de  las  empresas  no llega a dimensionar los alcances de la llamada economía “4.0”. Por este motivo, en el último encuentro  con  sus  empresas  miembro,  el  Clúster de Servicios de Córdoba  abordó  esta temática de la mano de la agencia de marketing digital, ecommerce y desarrollo web, 25Watts y que forma parte de la entidad.

“La  transformación  digital  es  un  concepto  muy  amplio,  no  se  trata  sólo  de  incorporar tecnología. No alcanza con que una empresa se meta en la web y abra sus redes sociales. En concreto, la transformación  digital  abarca  cuatro  aspectos:  el  mindset,  las  personas,  los procesos  y  las  herramientas”,  explicó  durante  el  encuentro  mensual  del  Clúster  Sebastián Gaviglio, socio fundador de 25Watts y especialista en la temática.

Algunos números

IDC, una de las principales consultoras de tecnología del mundo, advierte que en materia de “transformación  digital”  la Argentina  está  varios  escalones  por  debajo  de  otros  países  de  la región.  Una  de  las  predicciones  más  importantes  del estudio  es  que  en  apenas  tres  años  la mitad del PBI de América Latina provendrá de empresas que hayan digitalizado sus procesos. La cifra involucrada es de 380 billones de dólares.

Otro informe ManpowerGroup Argentina destaca que en este país sólo 2% de las empresas de Argentina son líderes digitales, según el índice de transformación digital de Dell Technologies (el índice de DT), elaborado en colaboración con Intel. Según el estudio, 93% de los directivos de  negocios  de  Argentina  cree  que  su  organización  tendrá  dificultades  para  cumplir  con  las cambiantes  exigencias  de  los  clientes  en  un  período  de  sólo  cinco  años  y  43%  teme  que quedará rezagado respecto de la competencia.

Los aspectos fundamentales

Ante este panorama, el especialista en la temática, Gaviglio, enumeró los principales aspectos de la transformación digital que las empresas deben tener en cuenta al momento de afrontar este proceso.

El “mindset” implica cambiar la forma de pensar de las compañías para encarar un proceso de TD  con  los  riesgos  e  inversiones  que  eso  requiere.  La  empresa  debe  definir  su  misión  y determinar cuál es el valor que le agrega. “No es necesario ´tirar´ todo lo que la empresa viene haciendo,  pero  sí  saber  que  la  transformación  digital  viene  ganando  terreno  porque  las generaciones que ingresan al mundo de los negocios son nativos digitales que quieren resolver sus cosas por internet y que tienen otras expectativas al consumir un producto o servicio”.

Otro punto importante, según Gaviglio, es estar preparados para asumir riesgos. “Lo bueno de la  transformación  digital  es  que  podemos  hacer  muchas  pruebas  y  errores  sin  grandes inversiones y sin pensar en grandes plazos de tiempo. Sólo es necesario tomar decisiones, como por ejemplo, inaugurar un nuevo canal de comunicación interna”.

En lo que respecta a las “personas”, en un proceso de TD es importante encontrar un mentor, un guía, un líder para el proyecto, que puede ser alguien de la empresa o un consultor externo. También es conveniente alejar a las “no personas”, que son quienes tienen una negativa para cada idea disruptiva que se propone. Por otra parte, es indispensable que los directivos o los mandos medios estén convencidos que la TD es el camino. “En este paso es necesario ‘quebrar’ organigramas,  no  temer  a  las  estructuras  más  horizontales.  Por  ejemplo,  muchas  veces,  el joven  que  gestiona  las  redes  puede  aportar  conocimiento  esencial  al  área  comercial  sobre ventas en internet. Hacer  equipos interdisciplinarios con perfiles digitales siempre es bueno”, destaca el especialista.

Acerca de los “procesos”, Gaviglio recomienda dar pequeños pasos, ir de a poco, probando y validando  cada  cambio  con  metodologías  ágiles.  “Lo  importante  es  definir  un  road  map  y  a partir de ese esquema empezar con pequeños pasos y comprobar  si es lo que esperábamos o si tenemos que desviar e ir por otro camino”. Además, en este punto, lo importante es encontrar la forma de innovar, que es una de las bases de la TD. También es fundamental escuchar a los clientes: “Nadie mejor que los clientes para que digan cómo quieren consumir un producto o servicio en adelante”, agrega.

Además, la sinergia y la colaboración con expertos en lo que la empresa no sabe hacer, es muy importante. “No es bueno pensar que podemos resolver todo solos”, agrega.

Sobre  el  último  aspecto,  las  “herramientas”,  el  especialista  resalta  que  no  es  “necesario inventar nada”; lo que sí se puede hacer es evolucionar y sumarle valor a un producto. “Por ejemplo, si queremos incorporar un sistema de pago, podemos comenzar usando alguno que ya exista y luego ir viendo si es necesario desarrollar una pasarela de pago propia”. También recomienda trabajar en la nube ya que evita posibles pérdidas de información y hace posible que los equipos trabajen en forma remota. Más aún, aconseja que hay que despojarse de la idea de un sistema que resuelva todo: “Hay que trabajar con herramientas que resuelvan bien por separado la comunicación, la gestión, el control  de  stock,  etc.  Y  pensar  cómo  pueden comunicarse entre  sí para cruzar datos y luego tomar decisiones informadas en tiempo  real, para que la empresa sea sustentable”, finaliza el especialista.

Acerca del Clúster de Servicios

A  comienzos  del  año  2010  un  grupo  de  empresarios  Pymes  de  Córdoba  se  reunieron  procurando identificar soluciones compartidas a problemas comunes. Los unió el objetivo de generar sinergia tanto en el contexto comercial como en el ámbito de la responsabilidad social de sus empresas.

Desde el comienzo los socios coincidieron en la visión respecto a la situación de nuestra sociedad y el rol que las empresas deben cumplir con responsabilidad, compromiso y ética.

Surgieron entonces dos escenarios; el brazo social de este grupo de empresas llamado FESER (Fundación de Empresas de Servicios) que posee personería jurídica y se sustenta con el aporte de los socios. Y el brazo comercial bajo la denominación Clúster de Servicios.