Rodearse de colores acordes a la personalidad y el gusto puede no solo aumentar el estado de ánimo sino también la eficiencia en el trabajo. Empresas del sector revelan qué se tiene en cuenta a la hora de elegir un color y cómo influye en las personas.

Cada detalle, lugar, experiencia y hasta el color que rodea al empresario, puede tener una implicancia, directa o indirectamente, en él. Trabajar o vivir la vida hogareña rodeado de paredes pintadas de color oscuro no es lo mismo que si lo fueran claras. Los objetos, los colores y los espacios también influyen en la actividad diaria y cotidiana. En diálogo con Multitaskers, el sitio de American Express para las Pymes, cuatro empresas del sector explican qué es lo que se tiene en cuenta para la elección del color y revelan las distintas influencias que tienen.

“Las casas suelen ser nuestro principal refugio, físico y emocional. Por eso se debe buscar que las paletas acompañen nuestra búsqueda de bienestar”, inicia en entrevista con el sitio, Virginia Dominguez, Arquitecta de Alba Pinturas. A la hora de definir un color para el hogar, la especialista asegura que se recurre no solo a las tendencias, sino también a los colores que “mejor reflejen la búsqueda de situaciones”.

En sintonía, Jorge Djeordjian, jefe del Departamento Técnico Pinturerías Rex, revela que la elección muestra “una libertad absoluta, siguiendo un gusto personal o del colectivo que va a convivir con el tono, a veces por varios años”. Sobre los colores “de moda”, Djeordjian revela que, cuando la persona es algo indecisa o busca asesoramiento profesional para la decoración, suele ir en busca de los llamados “colores de tendencia”, que son gamas de tonos sugeridos según modas del momento. “Éstas van variando año a año y son indicados por los fabricantes de pintura, tanto en sus sitios web, como en los locales de sus distribuidores”, cierra la idea el colaborador de la firma.

Variables que influyen

Además de las elecciones individuales y de las tendencias, los objetos que acompañan, el tipo de pared e incluso el piso, influyen a la hora de elegir un color. “Para pensar en color tenemos que tener en cuenta los espacios que vamos a pintar, con los colores se pueden mejorar y modificar cualquier ambiente, tenemos que tener en cuenta algunos aspectos como la amplitud, la altura de los techos, el tipo de luces, y sobre todo el estilo”, revela Marina Zamirowsky, especialista en tendencias y color de ColorShop.

Lee también:

En sintonía, Fernanda Domato, Jefe de Marketing de Tersuave, Grupo Disal, sostiene que hay dos factores que influyen en la elección de los mismo: “Uno es qué se espera del espacio, que sea alegre, que sea formal, entre otros. Otra son los elementos fijos hay en el ambiente a decorar: pisos (color y material), tipo de muebles y otros objetos ya sea de uso práctico o decorativo que se conservaran en la decoración”, explica. Estas consideraciones, agrega, son las que permiten lograr “un ambiente armónico y agradable”.

Psicología del color

La influencia de los colores y las reacciones que provocan en las personas está explicado desde lo que se llama la “psicología del color”. Esta ciencia, permite conocer y evitar un resultado distinto al esperado, al momento de escoger el color para un espacio determinado. Entre los ejemplos, Domato explica que el color naranja se usa para “atraer la atención y provocar alegría, ya que evoca entusiasmo, emoción, calidez y precaución”. En el caso del azul, propicia “la calma, la productividad y la serenidad, es el más escogido para las oficinas”. Y, por último, el verde, que “se asocia a la salud, la tranquilidad, el dinero y la naturaleza”.

Por otro lado, Zamirowsky, agrega que los colores cálidos, rojos y naranjas, son “muy bien vistos por los hiperactivos, generan ansiedad y optimismo” y que los amarillos “se los interpreta como auspiciosos para los creativos”. Por otro lado, el violeta, asegura, lo interpreta como un color “místico y romántico, atrevido y elegante”.

Para el caso del blanco, el ejecutivo de Pinturerías Rex, asegura que, por ejemplo, en centros de salud mental, se opta por ambientes completamente blancos “para generar el mayor relax posible”. Y finaliza que, avanzando un poco más, existen terapias alternativas que “buscan el uso del color como elementos sanadores de ciertos padecimientos”.

Cómo cierre, la especialista en tendencias y color de ColorShop, sostiene que, cuando seleccionamos colores, también es muy importante saber la orientación de los ambientes “ya que se ha comprobado que los colores elevan o reducen la temperatura, si es fría, mejor elegir un color que aporte calor, si es caluroso, un tono frío”.

Fuente: Amex Corporate