Con esta propuesta, la cadena de cafeterías busca expandir su presencia a nuevas zonas y entornos de todo el país, con el objetivo de garantizar la mejor experiencia de café para todos sus clientes.

Tras una prueba piloto con la apertura de dos sucursales, Café Martínez comienza a ofrecer un nuevo formato para sus franquicias: A la Barra. Este modelo de negocios propone una baja inversión y un menor costo de operación en relación con sus formatos tradicionales, llevando su experiencia a lugares a los que no es posible llegar con una tienda tradicional o autoservicio.

El primer Café Martínez A la Barra abrió sus puertas recientemente en San Isidro. En julio se sumó el segundo punto de venta -con este formato- en el hall central de la estación de trenes de Constitución. El tercero será parte del proyecto de renovación del hall San Martín de la estación Retiro de ferrocarriles.

Estamos muy entusiasmados con la recepción que está teniendo este nuevo formato. De esta manera, buscamos expandir la presencia física de la marca y acceder a zonas y geografías a las que no es posible llegar con nuestro modelo tradicional de negocios, pero en las que sabemos que existe un gran público ávido de tener opciones de calidad, a precios accesibles y cercanas a su vida cotidiana. A su vez, queremos llegar a un público inversor que busca obtener una franquicia confiable como medio de vida o autoempleo y que no quiere superar los USD100.000 en dicha inversión.”, comparte Cristian Lema, Director General de Café Martínez que cuenta con más de 170 sucursales en el país y en el exterior.

Para los franquiciados, es la oportunidad de acceder a una marca exitosa a través de un negocio de gran potencial con una inversión total que ronda entre USD 70.000 y USD 90.000 (la mitad del modelo tradicional), dependiendo del tamaño de local y ubicación. Por su formato, Café Martínez A la Barra puede ser operado con una menor cantidad de empleados sin renunciar a una oferta completa en cafetería gourmet. La propuesta incluye desayunos, almuerzos y los clásicos productos de acompañamiento con promociones atractivas de menú en combos para consumir en la barra o como take away.

Lee también:

La barra está equipada con conectividad general para que los clientes puedan sentarse a disfrutar su café pudiendo utilizar con comodidad tablets y celulares. Cuenta, además, con un barista especializado como anfitrión para asesorarlos sobre los tipos de café y sus presentaciones, tanto para consumir en la sucursal como para llevar y preparar en casa. 

Café Martínez A la Barra busca democratizar la oferta y consumo de la mejor experiencia de café en un formato, que permite un mayor acercamiento a barrios de todo el país, con una propuesta de mayor accesibilidad tanto para los inversores como para los clientes. Pero a su vez, es una opción amigable para ser integrada como parte de otros modelos de negocio tales como clínicas, aeropuertos, ferrocarriles, paseos comerciales o mismo en desarrollos inmobiliarios, in company y hasta co-workings”, afirma Cristian Lema