Con casi tres décadas de experiencia en el mercado, Grupo Gire, administrador de la red Rapipago, obtuvo la certificación de Empresa B (Benefit Corporation) y se convirtió en la primera gran empresa del sector en hacerlo.  La idea nació en el área de responsabilidad social de la empresa que buscó instalarla puertas adentro y ganó rápida adhesión de los altos directivos. “Si esto no se hace con el empuje y la habilitación del número y del equipo de gobierno es una misión casi imposible”, reflexionó en esta entrevista Adrián Barreto, Gerente de Cultura, Comunidad y Comunicación de Gire y Rapipago.

“Si esto no se hace con el empuje y la habilitación del número y del equipo de gobierno es una misión casi imposible”, reflexionó en esta entrevista radial Adrián Barreto, Gerente de Cultura, Comunidad y Comunicación de Gire y Rapipago.

La distinción fue otorgada por la organización B Lab, radicada en Estados Unidos, representada en Latinoamérica por Sistema B. Con ella, Gire-Rapipago fue reconocida como una compañía asociada a la contribución del triple impacto. De este modo, la entidad financiera se incorporó a un movimiento global que es tendencia en negocios con un crecimiento exponencial año a año: ya son más de 3.000 B Corps en 64 países. 540 de ellas son latinoamericanas y 80 en Argentina. Y aunque se cuentan pesos pesados como Natura o Aguas Danone, en el plano local -como en el internacional- se trata en su mayoría de pequeñas empresas.

El camino para ser B
Así, a diferencia de aquellas startups o emprendimientos que nacen B, para alcanzar el sello, Gire tuvo que llevar adelante una serie de cambios.En esta línea, no solo modificó el Estatuto corporativo, también trabajó sobre su Modelo de Negocio, presentó sus políticas y prácticas, pasando por una exhaustiva auditoría verificada que evaluó sus acciones en las áreas de Gobernanza, Trabajadores, Clientes, Comunidad y Medioambiente.

El desafío contaba con una base sólida, como todo lo que la corporación venía haciendo en los ejes de inclusión, diversidad y equidad y empoderamiento de género. “Estábamos más cerca de serlo que de verlo. Eso nos dimos cuento en el proceso de certificación”, reveló Barreto. La empresa obtuvo 92,2 puntos en una escala de 0 a 200, en una escalada donde quienes reciben menos de 80 puntos no alcanzan la certificación. “Esta certificación se obtiene ahora, pero abre un montón de mejoras que tenemos que hacer porque dentro de tres años tenemos que revalidar la certificación para seguir siendo Empresa B y en lo posible, obtener más puntaje”, expresó el ejecutivo.

Lee también:

“Esta certificación se obtiene ahora, pero abre un montón de mejoras que tenemos que hacer porque dentro de tres años tenemos que revalidar la certificación para seguir siendo Empresa B y en lo posible, obtener más puntaje”, expresó el ejecutivo.

En este sentido, asumir el compromiso no solamente corre para la corporación y sus colaboradores, sino para todos los stakeholders. “Queremos ver si podemos llevar a la mayor cantidad de proveedores alineados a este propósito”, contó al respecto el vocero. De manera similar, los tres bancos accionistas del Grupo también se mostraron insteresados en iniciar este camino.

Pero desde Gire esperan que este contagio llegue a otras empresas del rubro, tradicionalmente uno de los más duros. “Esto tiene que ver muchísimo con lo que es cambio cultural, con conversaciones y con entender que hay que hacer un trabajo de docencia importante para que no quede restringido a que sea una moda”, apuntó el entrevistado.

Fuente: tresmandamientos.com.ar