En Las Vegas, Tesla abrió una estación de carga única en el mundo. Se trata de un modelo que empezará a ganar cada vez más espacio de la mano de las energías sustentables. Argentina se prepara para el cambio.

Las Estaciones de Servicio tienen años complicados por delante. Deben modernizarse para adaptarse a los autos eléctricos, no solo porque lo pida el mercado, sino también por ley. Probablemente veremos muchos negocios que opten por una migración por pasos, ofreciendo combustible y cargadores al mismo tiempo mientras que otros aprovecharán para reinventarse.

Ahora Tesla ha demostrado lo que es posible, con la apertura de la primera estación de carga completa con supercargadores V3. Ya a principios de año, Tesla presentó la nueva generación de supercargadores, capaces de abastecer a 250 kW reduciendo enormemente el tiempo de espera a razón de 120 kilómetros de autonomía en 5 minutos.

Hasta ahora Tesla sólo los había instalado en pocas cantidades y sitios aislados, pero la que ha abierto en Las Vegas es mucho más que eso. Es una estación completa, con nada menos que 24 supercargadores V3 y sus respectivos estacionamientos. Todo eso en un espacio relativamente reducido, en el que ha primado ofrecer la mayor cantidad de puestos posibles; algo necesario conforme los coches eléctricos ganan popularidad. Se espera que pueda servir a 1.500 usuarios cada día.

Otro detalle importante es que tiene enormes paneles solares, que cubren toda la zona y sirven tanto para dar sombra y cobijo en caso de lluvia, como para obtener energía solar. Tesla no ha dado detalles técnicos sobre cuánta energía espera obtener de esta manera; pero espera ofrecerla bajo demanda a los conductores. Probablemente no será ni de lejos suficiente, pero puede ser un buen comienzo a la espera de celdas solares más eficientes.

<>

ARGENTINA POR EL BUEN CAMINO

El Director Ejecutivo del Centro de Desarrollo Sustentable de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, Marcelo Corti, se mostró entusiasmado con la implementación de la Ley 27.424 que fomenta la inversión en infraestructura sustentable como puede ser la colocación de paneles solares en los techos para generar su propia energía.

Aclaró que por el nivel de consumo que tiene una expendedora de combustible,  la instalación de energía solar, debe ser el resultado final de una serie de pasos tendientes a optimizar la energía y el costo de la misma.

«El equilibrio entre eficiencia energética y energías renovables representa un gran ahorro para el establecimiento, por lo cual, el hecho de ser sustentable contribuye a que la actividad sea un buen negocio«, opinó.

Lee también:

Aseguró que el uso de energías renovables complementado con eficiencia energética implica un gran ahorro en los costos fijos de una boca de expendio y en consecuencia, una fuerte reducción de la factura de energía.

El analista comentó que, por otra parte, “ya existen herramientas de financiamiento. Por ejemplo, el Banco Nación tiene una línea de crédito para este tipo de proyectos con tasa subsidiada, con lo cual la inversión se recupera con el repago”.

Respecto de costos, dijo que aproximadamente, “un panel de 2×1 metros -que da unos 350 watts- está entre los U$s150 y U$s200, según su eficiencia”.

Por último, Corti indicó que la instalación de paneles solares “se gestiona a través de Trámites a Distancia de la página del Gobierno nacional donde se pide la instalación de un medidor bidireccional que mide lo que se toma de energía de la red eléctrica y cuanto se inyecta en ella.”