El sector maderero -y puntualmente el de muebles -se encuentra atravesando una de las peores etapas en cuanto a producción y ventas.

La caída de los últimos tiempos parecía tener un piso a principios de año, cuando el mercado interno prácticamente desapareció. Sin embargo, los madereros siguieron sufriendo los estragos de la crisis y hoy se encuentran más complicados aún.

De acuerdo a un informe realizado por el Observatorio de la Industria de la Madera y el Mueble de la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (Faima), la industria del mueble tuvo su peor semestre desde la crisis del 2002.

Según detallaron, “la producción del bloque de madera y muebles se contrajo un 15,1 por ciento en el primer semestre de 2019, siendo la industria del mueble el segmento más afectado, mostrando una baja del 20,3 por ciento en su nivel de producción, mientras que la producción de madera cayó 4,1 por ciento”.

Lee también:

La caída del consumo es el principal factor que explica este retroceso, de acuerdo a Faima.