NBSO Córdoba es uno de los 21 puntos de vinculación comercial con Países Bajos que existen en todo el mundo. Su objetivo es detectar y potenciar oportunidades de negocios entre la potencia europea y Argentina.

El agro, el agua y la logística, algunos de los puntapiés de la iniciativa.

El miércoles se presentó en sociedad la primera oficina comercial entre Holanda y Argentina. Con sede en Córdoba, la NBSO Córdoba (por sus siglas del inglés: Netherlands Business Support Office) suma un nuevo eslabón a la red conformada por 21 oficinas ubicadas en lugares estratégicos del mundo, como China, India, Brasil, México y países europeos. El objetivo es canalizar y potenciar oportunidades de negocios entre ambas naciones, con un enfoque especial en la asistencia y soporte a pymes holandesas interesadas en realizar inversiones a nivel local.

Bastiaan Zwikker, director de NBSO Córdoba, asegura que Argentina es una “tierra de oportunidades” y es por ello que junto a su socio Antonio Scotto, y con el apoyo de la Embajada de Países Bajos en Buenos Aires y el consulado en Rosario, decidieron darle forma a una iniciativa que busca vincular comercialmente a empresas y emprendedores, brindando información de mercado, compartiendo contactos y facilitando la visita a Argentina de potenciales interesados provenientes de aquel país europeo. Con la mirada puesta en el comercio internacional y con una visión estratégica para los negocios, Zwikker, holandés afianzado desde hace 12 años en la ciudad  cordobesa de Río Cuarto, detecta que hay sectores clave que presentan una oportunidad en el país: los agroalimentos, el agua, la logística, el sector tecnológico de comunicaciones, la industria creativa y la salud y calidad de vida.

Para dar prueba de ello, y de la vinculación estratégica que ya existe entre ambos países, el lanzamiento contó con un programa variado de charlas con un abordaje que fue virando entre la mirada empresarial, diplomática, institucional y gubernamental. La bienvenida estuvo a cargo de Zwikker, quien ofició de anfitrión del encuentro y expuso una serie de argumentos que dan sustento a la necesidad de contar con una oficina que centralice las vinculaciones comerciales existentes y que potencie nexos entre posibles puntos de interés.

“Este  maravilloso país  es excelente en la producción de productos primarios y ha iniciado el camino hacia la industrialización, mientras que Holanda agrega valor a esos productos y sabe venderlos en mercados de todo el mundo”, afirmó el flamante director de NBSO Córdoba. En esa línea, advirtió que la potencia europea puede convertirse en un aliado fundamental para impulsar las empresas locales, la infraestructura y la economía; a través de know-how, tecnología e innovación. Y añadió: “Desde el gobierno de Holanda creemos que nuestro país es un socio estratégico ideal para ayudar a las empresas de Argentina a convertirse en supermercado del mundo”.

A continuación, el Embajador del Reino de los Países Bajos, Roel Nieuwenkamp, habló sobre la significancia de  la relación histórica entre Argentina y Holanda; mientras que Luciano Muratore, Gerente Comercial Philips Argentina S.A, contó la experiencia de la empresa holandesa que desde hace 84 años se encuentra radicada en el país, con el foco puesto en innovación y buscando impactar de manera positiva en la calidad de vida de las personas.  Por su parte, Gabriel Pierre, CEO de Brimax S.A., una pyme radicada en Rosario que, con innovación tecnológica europea, desarrolla ladrillos, paneles y herramientas de primer nivel, dio cuenta de un modelo de negocio donde maquinaria holandesa resultó clave para revolucionar el mercado de la construcción.

Para brindar un abordaje del sector agroindustrial, uno de los principales puntos de interés de NBSO Córdoba, Alejandro O’Donnell, Secretario de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (AAPRESID), habló sobre las posibles sinergias entre los dos países. Desde el gobierno de la Provincia de Córdoba, el ministro de Ciencia y Tecnología, Walter Robledo, resaltó el potencial de iniciativas como este tipo de oficinas comerciales y destacó la importancia de que se arraiguen en territorio cordobés.

Lee también:

¿Por qué Córdoba?

La decisión de desembarcar en la provincia más central del país no fue azarosa. En primer lugar tuvo que ver con el hecho de  que las NBSO deben instalarse en localidades donde no haya embajadas ni consulados. Por otro lado, la elección tuvo que ver con los vínculos que esta  mantiene con el resto de provincias del interior; con la existencia de un sector agropecuario competitivo, que ha logrado industrializar una importante parte de su producción; con un reconocido polo tecnológico e industrial; con una oferta universitaria de la cual egresa capital humano altamente calificado y con un ecosistema emprendedor pujante y activo. Así lo dejó en claro Zwikker, a lo que añadió: “Aún hay un gran recorrido por hacer. Todavía se exporta el 52% del maíz como grano. La oportunidad es procesarlo regionalmente, agregando valor y creando clústeres competitivos en la bioeconomía (biocombustibles, alimentos, proteína, bioplásticos y químicos de origen biológico)”.

NBSO Córdoba ya se encuentra operando con empresas locales y cámaras empresariales de Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos. Su mirada está puesta en empresarios y pymes “convencidos de que aplicar tecnología y know-how es la clave para ser más competitivos y aprovechar las oportunidades del mercado”, advirtió el director de la sede cordobesa.