Aquellos que comercializan pc y notebooks, tanto en el segmento corporativo como el masivo, veían un mínimo repunte hasta que la nueva devaluación los noqueó

El escenario post PASO marcó un antes y un después en el humor y hasta en la percepción del tiempo. Tanto así que cuesta hablar de lo que sucedió antes: la semana que paso, en materia de computadoras (tanto PC como notebooks), pudieron verse –al menos en las publicaciones online- ventas que se echaron para atrás y precios que desaparecieron a la espera de lo que suceda.

Con la devaluación del dólar hace justo un año, que en un solo mes (agosto de 2018, puntualmente), creció algo más del 25% (subió casi $10, de $28,22 a $37,99), las ventas que venían cayendo desde que se sintió el primer cimbronazo en abril, se fueron a pique.

Puntualmente, en cuanto a la venta de computadoras tanto en el segmento corporativo como en el de consumo, el tercer cuatrimestre de 2018 se vendieron 132.000 equipos mientras que en el segundo cuatrimestre de 2017, luego de liberar los aranceles a las importaciones, se había alcanzado las 325.000 unidades.

Es con este escenario, y más allá del paréntesis que significará el cambio de panorama tras los comicios, que los analistas consultados por El Cronista sostienen que este 2019 será un mejor año en cuanto a ventas que el 2018.

El segmento corporativo movió, durante el segundo cuatrimestre del año, 112.000 equipos; esto lo ubica 84% por encima de lo que sucedió en el mismo periodo de 2018. “Los que salieron de compras fueron algunos verticales como el de energía, la banca, las empresas telcos y las dedicadas a lo audiovisual”, detalla Sebastián Novoa, analista senior de la consultora IDC en la Argentina.

“Las pyme también compraron, mientras que las micropyme no.” En cuanto al consumo masivo, los números son negativos: fueron 145.000 equipos, todavía 12% abajo en relación con el Q2 de 2018.

Hasta las PASO, se esperaba que el Q3 2019 fuera mejor que el de doce meses atrás. Ahora, estas proyecciones están en veremos. Es difícil, al menos por estos días, decir que sucederá. Hasta las elecciones la venta de computadoras al consumo había repuntado en términos intermensuales hasta tres o cuatro veces, apalancada por los planes Ahora 12 y 18 en cuotas sin interés –porque algunas cadenas asumían el costo financiero total y el interés-, explica el especialista en consumo Damián Di Pace.

Pero, a partir del lunes, se frenó todo. Sigue Di Pace: “No hay precios y no hay forma de tomar una decisión sobre un incremento que es directo del 30% sobre esos mismos bienes que la semana pasada tenían fuerte financiamiento, sin interés, y ahora lo que vas a tener ajuste de precios y veremos en qué nivel van quedando las ofertas, promociones o descuento”. De hecho, todos están esperando hasta ver dónde queda el tipo de cambio de equilibrio.

Lee también:

Una fuente dentro de una importadora local explica que el tema precio no es lineal. Los mayoristas ajustan al ritmo del dólar, mientras que en los minoristas depende: “Algunos tienen mercadería ya pagada en pesos hace rato y no les molesta no ajustar el precio; si vas a Carrefour a comprar una computadora, no aumento probablemente; pero si vas a un minorista que trabaja sin inventario, claro que aumento. Hay gente que sigue con el dólar a $46 mientras que otros ya están con el dólar a $60, y en el medio tenés de todo”, desarrolla, en off.

Los últimos 12 meses

Sobre el último año, uno de los representantes comerciales de una compañía líder dice que, además de los cambios en los precios relativos, lo que afectó fue la necesidad de quitarse stock de encima y por eso la oferta estaba atrasada y se dio un parate tan marcado.

Ahora, al menos hasta las PASO, todos están buscando “hacer negocios más sanos” porque “hay que ser cautos”.

No habla en balde esta fuente. Las cadenas de retail sufrieron durante este último año. Ribeiro llamó a un concurso preventivo de acreedores luego de registrar un resultado negativo de $680 millones. El mismo camino siguió la distribuidora de e-commerce Necxus, que tenía deudas por encima de los $900 millones.

A pesar de una caída respecto al Q2 del año pasado, Santiago Brumana, gerente comercial de Garbarino –que acaba de reestructurar su deuda con los acreedores- marca que la tendencia de ventas “se estaba empezando a acomodar” a partir de los planes de cuotas, tanto desde tickets como desde la oferta que –dice una fuente fabricante e importadora- los surtidos “no están óptimos aún”. Con todo lo que paso, y como la oferta de computadoras depende casi exclusivamente de la importación –en dólares-, difícil que la recuperación siga su curso.

Hasta las PASO, y por todas las movidas del dólar, costaba conseguir créditos para importar y hasta hubo faltantes durante mayo y junio. “Estos últimos dos meses hubo más ventas por, en parte, la falta de inventario que sufrimos”, agrega.

En tanto, Jorge Scaramuzzo, gerente de Canales de la Exo -que sigue fabricando en el país-, señala que las empresas multinacionales dejaron de traer mercadería a la Argentina tanto por la baja en el consumo como por los problemas para cobrar.

Fuente: Infotechnology

Lee también: