Las cámaras que integran la Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA) reclaman a la Secretaría de Comercio que tome medidas urgentes para regular las notas de débito que las empresas están recibiendo, por parte de los proveedores de materias primas, para que se les compense la devaluación por la mercadería ya entregada y facturada.

“Las pymes que han recibido y pagado insumos con cheques a 30 días con un dólar a $ 42, hoy están recibiendo notas de débito de sus proveedores exigiendo una compensación económica por la cotización actual de $ 62 de la divisa norteamericana. Esta situación es injusta y arbitraria y llevará a la ruina a muchas empresas que ya no podrán producir”, explicó Marcelo Fernández.

Por ejemplo, un industrial que recibió el 15 de julio materias primas para producir por valor de diez mil dólares (U$S 10.000) y que pagó con un cheque a 30 días de cuatrocientos veinte mil pesos ($ 420.000), hoy 14 de agosto esta siendo notificado por su proveedor que le enviará una nota de débito por esa mercadería por un valor de doscientos mil pesos ($ 200.000), para compensar la devaluación.

Es decir, que las pymes tienen que hacerse cargo de la devaluación y en caso de no poder afrontar este costo extra, se exponen a no recibir más insumos para seguir produciendo. Como en muchas cadenas de valor los proveedores son pocos, las empresas no pueden negarse a pagar si quieren seguir con su actividad.

“Celebramos las medidas que anunció hoy el presidente que, si bien llegan tarde, llevarán algún alivio a las pymes y a los ciudadanos para impulsar el consumo. Sin embargo, necesitamos que el Gobierno tiene que tomar medidas urgentes para evitar que las consecuencias de la devaluación disparen aún más la inflación y lleven a un corte en la cadena de pagos”, aseguró Marcelo Fernandez.

Fuente: CEGERA