Con la presencia de más de 200 personas, el Clúster de Servicios de Córdoba, organizó la charla “Cómo gestionar personas en escenarios complejos” que fue brindada por uno de sus socios, Martín Poncio, especialista en Recursos Humanos

Contextos críticos como el que estamos atravesando actualmente impactan de lleno en las empresas y también en el ánimo de las personas que trabajan en ella.

Con el objetivo de brindar herramientas concretas en esta coyuntura, el Clúster de Servicios de Córdoba, a través de uno de sus asociados, el especialista en Recursos Humanos Martín Poncio, brindó una charla denominada “Cómo gestionar personas en escenarios complejos”. La asistencia de más de 200 personas, que colmaron el auditorio de La Voz del Interior, dio cuenta de la necesidad de los directivos y mandos medios de grandes y medianas empresas de contar con estrategias útiles para sortear momentos críticos.

“Desde siempre, los contextos difíciles han impactado tanto en las personas como en las empresas. Tanto es así, que según el último estudio del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, la ‘mala situación económica’ genera menor sensación de felicidad y falta de proyectos y el número que dijo sentirse ‘infeliz’ asciende a 30%”, destacó Poncio a modo de graficar lo que pasa con las personas.

Por el lado de las organizaciones, -continuó Poncio-, cuando éstas comienzan a ver afectado su tiempo por falta de trabajo o baja en la producción y las personas que allí trabajan comienzan a percibir esa merma y a tener más tiempo inactivo, es en esos momentos cuando las conversaciones informales sobre el malestar de la situación general y personal cobran protagonismo. ¿Qué hacer ante estas situaciones? ¿De qué manera completar estos espacios para que sea beneficioso tanto para las empresas como para las personas?

Según el especialista, estos contextos son ideales para aplicar estrategias de “micromanagment”, es decir, orientar el trabajo con acciones a corto plazo para conducir el equipo a su satisfacción. “La propuesta es la construcción de proyectos, capacitaciones breves y con objetivos determinados, ágiles, que llenen el espacio de las personas y que consigan, al final, una mejora organizacional y en la calidad del tiempo de los empleados”, destaca Poncio.

De esta manera, este denominado “micromanagement”, que tiene que ver con un manejo de los recursos humanos con una mirada de cercanía, vienen a ofrecer a las personas soluciones a sus problemas y sus necesidades, que vayan mucho más allá de lo salarial. “Hoy ya no podemos hacer programas superextensivos, a cuatro años.

Lee también:

Hay que aprender a pensar y a ejecutar acciones rápidas, dinámicas, con resultados inmediatos”, dijo el consultor y agregó que lograr una correcta gestión del personal es “imposible” si no se avanza firmemente sobre tres ejes: liderazgo, comunicación y cultura organizacional. Un aspecto que consideró clave, en este contexto, fue desarrollar la empatía. “Nos acostumbramos a no tener las conversaciones correctas.

No todo se resuelve con el envío de un correo electrónico, que incluso puede, a veces, generar una reacción negativa inesperada”, subrayó. Para Poncio, deben generarse vínculos en las empresas y con los colaboradores, que puedan medirse y que estén escritos dentro de un plan destinado a los mandos medios. “Confiar y delegar son las palabras mágicas que hay aplicar”, manifestó el consultor.