El Congreso decidió brindar beneficios impositivos para lo que se denomina la Economía del Conocimiento. Implica brindar un horizonte de seguridad jurídica razonable planteada para otorgar estas franquicias y puedan realizarse proyecciones de estos negocios actuales muchos otros nacientes con este motivo.

El Congreso de la Nación con su actual conformación ya el Junio de 2019, decidió brindar beneficios impositivos para lo que se denomina la Economía del Conocimiento. Por ley 27.506 se dispusieron las normas y condiciones aplicables desde el 1/1/2020 hasta el 31/12/29.

Ello implica brindar un horizonte de seguridad jurídica razonable planteada para otorgar estas franquicias y puedan realizarse proyecciones de estos negocios actuales muchos otros nacientes con este motivo.

Es sumamente amplio el ámbito de las actividades, que se contemplan con las ventajas fiscales de impuestos nacionales y eventualmente provinciales en caso de su adhesión. Se trata de aquellas esencialmente vinculadas a los bienes y servicios con alta proyección de futuro. Ello incentivará a gran cantidad de emprendedores a iniciar o incrementar estos negocios, que a la vez generan o utilizan tecnología de punta para competir en el mundo.

Las entidades que desarrollan estas actividades, deberán registrarse para acceder a los beneficios deben ser necesariamente sociedades del art 49 LIG, no aceptándose las empresas Unipersonales.

Entre ellas están:

  • El desarrollo de productos y servicios de software. Propios o creados por terceros. Todos los servicios relativos al diseño codificación implementación mantenimiento soporte y conversión de traducción de lenguajes informáticos.
  • La producción de audiovisual incluido en formato digital.
  • La biotecnología bioeconomía, biología, bioquímica, microbiología ,bioinformática biología molecular, neuro tecnología e ingeniería genética. También la geoingeniería los ensayos y análisis.
  • Los servicios geológicos y de prospección y relacionados con la ingeniería electrónica y las comunicaciones.
  • La nanotecnología y nanociencia.
  • La industria espacial y satelital.
  • La ingeniería nuclear.
  • Fabricación y mantenimiento de bienes y servicios destinados automatización en la producción incluso de procesos físicos o digitales inteligencia artificial robótica e internet. Abarca incluso a las actividades de ingeniería ciencias exactas y naturales, ciencias agropecuarias y ciencias médicas, todo vinculado a la investigación y desarrollo experimental.

Un capítulo aparte y falta su reglamentación, son los servicios profesionales en la medida que sean de exportación.

Todos los sujetos tendrán deberes de información aún no reglamentados, y una serie de requisitos entre los que se requiere consentir eventualmente el levantamiento del secreto fiscal respecto de la AFIP para transferir la información a la autoridad de aplicación.

Los requisitos aplicables a las empresas para inscribirse en el “Registro Nacional de Beneficiarios del Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento ” (EL REGISTRO) son variados y debe estarse bien atento a su cumplimiento.

Demostrar mejoras continuas de calidad de servicios productos y procesos mediante normas de calidad aplicables.

Acreeditar la realización de gastos en las actividades de investigación y desarrollo especialmente promovidas con un mínimo del 3% del total de su facturación.

Demostrar gastos de capacitación para sus empleados afectados directamente a estas actividades promovidas, como mínimo equivalente al 8% de la masa salarial total.

Se acredite la realización de exportaciones de bienes y servicios de las actividades promovidas, con un mínimo del 13% del total de su facturación.

Si se tratara de nuevas sociedades, se podrá manifestar en una declaración que desarrollan las actividades promovidas indicando su modelo de negocios y acreditando que el 70% de su personal están afectados a esa actividad.

Las microempresas sólo deberán demostrar que desarrollan alguna de las actividades promovidas, cuando tengan una antigüedad menor a 3 años.

Todas las empresas que estén en EL REGISTRO, tendrán además estabilidad fiscal. Ello implica no ver incrementada su carga impositiva nacional y local siempre que las provincias suscriban el régimen.

Lee también:

En impuestos nacionales las ventajas son muy relevantes y convenientes. La tasa del impuesto a las ganancias será del 15% a partir de los ejercicios fiscales que se inicien después de la fecha de inscripción del beneficiario en el padrón. Igualmente la entidad se halla obligada a retener sobre los dividendos del 13% para los periodos iniciados el 1/1/2020.

Por su parte, los exportadores que vendan a países donde se retengan impuesto a la renta, podrán considerarlo a cuenta del impuesto a las ganancias. Ello con el límite de la ganancia respectiva incorporada en la declaración jurada.

Para todas las entidades de EL REGISTRO que sean contribuyentes en el IVA, no se les aplicará retenciones y percepciones emitiéndose la constancia respectiva.

En lo relativo a contribuciones patronales, rige una ventaja mayor que la aplicable a la generalidad de las empresas. A estos efectos podrán computar por cada trabajador registrado considerar a pleno el mínimo no imponible de $ 17.509 mientras que las restantes sociedades deberán esperar hasta el 2022 para llegar a ese valor.

En forma adicional se establece un bono de crédito fiscal, qué podrá ser transferido por única vez. Su monto será del 160% de las contribuciones patronales que hubiera correspondido pagar, admitiendo ser utilizado para cancelar el saldo de IVA o de ganancias. Cuando el empleado contratado tenga el título de doctor, el bono otorgado será equivalente al doble de esas contribuciones por un plazo de 2 años desde su contratación.

La autoridad de aplicación será el Ministerio de Producción y Trabajo.

Se dispone como aporte para financiamiento, un tributo especial para estas empresas del 1,5 % del monto de los beneficios fiscales recibidos. Asimismo se aplica una tasa por contraprestación por las tareas de verificación y control cuyo su monto será un máximo del 4% sobre el importe total de los beneficios impositivos.

Lee también:

Dichos cargos deberán tenerse en cuenta en los costos de estas actividades, faltando aun la reglamentación que defina el porcentual de esta última contraprestación obligatoria.

En caso de incumplimiento del régimen de información o de las propias disposiciones del régimen, se aplicarán sanciones que se agregan aquellas por la la ley de procedimiento fiscal.

• Suspensión del goce de beneficios por un plazo de 3 meses hasta 1 año.

• Baja del régimen de promoción.

• Revocación de la inscripción en EL REGISTRO.

• Multas de hasta el 100% de los beneficios aprovechados.

En términos generales, vemos esta noticia como un impulso necesario para incentivar el desarrollo de la denominada Economía del Conocimiento. Son incentivos necesarios e indispensables que van por el buen camino.

Fuente: Ámbito