El email marketing es una de las estrategias más eficaces que existen para generar fidelización y conversiones. Además, tiene el añadido de que su porcentaje de retorno de la inversión (ROI) supera el 100% cuando se realiza correctamente y todo por un precio bastante reducido.

Pero para conseguir llegar a esas cifras hay que segmentar y crear correos que aporten valor. Enviar correos sin ton ni son de manera masiva puede ser contraproducente porque aquellos usuarios que no estén interesados en el contenido de nuestro mail lo considerarán basura y el impacto de la acción habrá sido negativo.

¿Cuáles son los tipos de email más comunes?

Tanto si nos manejamos con una herramienta email marketing gratis, como si optamos por una de pago con múltiples funciones –algunas de las cuales puede que no las llegues a usar nunca- lo que vamos a hacer con ella, principalmente, es enviar correos electrónicos a nuestra base de datos segmentada. La segmentación nos permitirá aportar información de calidad a los receptores del mensaje, que es lo que buscamos; no hacerlo será el camino más corto hacia la bandeja de correo no deseado.

Pues bien, no importa qué herramienta de email marketing utilicemos porque con todas podremos enviar los principales tipos de correo electrónico que necesitaremos para llevar a cabo unas buenas campañas de marketing. Veamos cuáles son:

  • Email de bienvenida: se envían a los nuevos suscriptores y tienen una alta tasa de apertura. Son ideales para causar una buena primera impresión, por lo que son más importantes de lo que parece.
  • Email de felicitaciones: sirven para crear cercanía y estrechar relaciones con los clientes deseándoles un feliz cumpleaños, una feliz Navidad o unas buenas vacaciones. Es fundamental encontrar un lenguaje propio que humanice a la empresa.
  • Email de aniversario: se envía cada vez que el usuario cumple un año como suscriptor. Es recomendable aprovechar la ocasión para incluir algún tipo de promoción de fidelización.
  • Newsletters: son boletines que se envían a los suscriptores para informar de las últimas noticias y novedades de la empresa y sus productos. Hay que redactarlos de forma amena y que sean fácilmente compartibles.

Lee también:

  • Email de carrito de compra: esta función no puede faltar, ya que ayudará a cerrar ventas que no han terminado de producirse. Al recordarle al cliente que tiene un carrito de compra pendiente, habrá muchas posibilidades de que abra el enlace, finalice la compra –puede que el cliente estuviese dudoso- e, incluso, que añada más productos.
  • Email de up selling y cross selling: cuando un cliente adquiere un producto se le pueden ofrecer otros similares de una gama y un precio superior –up selling– o productos que estén relacionados y que complementen su compra –cross selling-.
  • Email transaccional: están programados y se envían de manera automática cuando un cliente realiza una acción concreta. En esta categoría entran, por ejemplo, los correos de confirmación de pedido o los de recuperación de contraseña. Tienen una elevada tasa de apertura, lo que se puede aprovechar para introducir alguna llamada a la acción. Es necesario que lleguen de forma rápida y directa –que no vayan directamente a la bandeja de spam– para causar una buena sensación.

Fuente: Grandes Medios