El ministro de trabajo, Dante Sica, informó que la suma final será evaluada luego de que el Indec difunda el IPC de agosto, el próximo jueves.

Trabajadores del sector privado cobrarían un bono de 5.000 pesos para compensar parte de la pérdidas del poder adquisitivo, de acuerdo con declaraciones del Ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica.

“Empezamos a conversar la posibilidad de establecer algún tipo de compensación para los privados como se hizo en la parte estatal”, indicó Sica en declaraciones a medios radiales.

Las dudas de los empresarios, en especial de Pymes, surgían sobre si el Gobierno ayudará a este sector con alguna compensación que haga viable el pago del mencionado bono, en un contexto de desaceleración de la actividad económica y caída del consumo.

Lee también:

Hay que evaluar muy bien el impacto de este tipo de bono en las pequeñas empresas, porque no solo tenés un impacto inflacionario sino que en muchas se secó mucha la plaza en términos de financiamiento de corto y puede generar un perjuicio”, completó Sica.

Desde Industriales Pymes Argentinos, Daniel Rosato señaló el mismo problema. “Todas las pymes quieren pagar el bono, el problema es que muchas no están pudiendo pagar más que salarios, porque están en situación muy crítica”, le dijo a este portal. “Hay sectores que están muy mal y otros que se pueden sostener. Es injusto para los trabajadores y para las pyme que de alguna manera quedan con una mala imagen”, agregó.

Unos y otros consideraron que la salida es por otro lado. Daniel Rosato puso el foco en necesidades más elementales: “Más allá de la plata, que la necesitamos todos, la inyección de plata en el mercado es la segunda etapa, la primera es darle de comer a la gente, porque hay 15 millones que no pueden comer”, señaló.

Aunque admitió que “el mercado está absolutamente parado desde el 11: no hay precios no hay cadenas de pago, no hay insumos y está todo muy complicado” por lo cual se mostró en contra de entregar un bono porque “la gran mayoría no lo va a poder pagar”.

Rosato, por su parte, puso en relieve la propuesta que IPA elevó recientemente y que consiste en que el 20 por ciento de los aportes patronales vayan “directamente al bolsillo del trabajador para impulsar al consumo” o algún tipo de medida que “contemple defender o prever que los trabajadores que están en empresas donde hay situación de crisis puedan cobrar el bono”.