Las pymes representan el 70% de los puestos de trabajo del sector privado.

El acuerdo que el Gobierno llegó con empresarios y la CGT por el pago de un bono terminará de definirse este martes cuando las reuniones técnicas determinen la letra chica. Pero las pequeñas y medianas empresas, uno de los sectores incluidos en el consenso, adelantó que necesitará abonar esa suma en por lo menos cinco cuotas para poder afrontar el costo financiero de esa medida.

La reunión de este lunes que encabezó el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, con representantes de la Unión Industrial Argentina (UIA), otras entidades empresarias y la CGT terminó con un pacto de “mínima”: llevar adelante, en distintas formas a negociar, el pago de $5000 para todos los trabajadores del sector privado.

Lee también:

Según informaron fuentes de la cartera al canal TN, este martes desde las 9 tendrán lugar encuentros entre equipos técnicos de cada sector para definir los detalles -alcance, plazo y cantidad de cuotas- que tendrán esos $5000 extra. Lo que ya se sabe es que, por un lado, será no remunerativo -es decir, no pagará cargas sociales- y que será dado a cuenta de futuros aumentos paritarios.

Estos dos puntos fueron los que terminaron de inclinar la balanza hacia la llegada de un acuerdo. Los empresarios calculaban que si la suma extra, además, debía abonar los descuentos jubilatorios, la ecuación terminaba siendo mucho más pesada para las finanzas de cada firma, según explicaron a este medio desde una entidad privada.

En ese sentido, desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), presente este lunes en el cónclave, marcaron que en rigor no se tratará de un bono sino de un “aporte obligatorio”. “No se agrega a la masa salarial sino que se adelanta de un incremento futuro, por eso impacta de forma financiera en la empresas pero no desde un punto de vista económico”, comentó Pedro Cascales, empresario pyme industrial y vocero de la institución.

Lee también:

Los distintos acuerdos salariales que se fueron firmando a lo largo del año prevén distintos momentos para la reapertura del diálogo salarial. “Nosotros pedimos al menos cinco cuotas para poder pagarlo, pero vamos a ver qué se define en la negociación. El Gobierno además busca que se pague desde septiembre, pero nuestra postura es pagarlo desde octubre”, concluyó Cascales.

El sector pyme representa actualmente nada menos que el 70% de los puestos de trabajo del sector privado y el 45% de la actividad económica, según estimaciones del sector. El vicepresidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja, comentó a la salida de la reunión en Producción que la negociación técnica pasará por establecer una norma que pueda “ser afrontada por las pymes”.

La convocatoria en la reunión de este lunes fue variado y estuvo representada buena parte de las instituciones gremiales y empresarias. Por parte del sector sindical participaron Héctor Daer como miembro de la conducción de la CGT, Carlos Acuña (estaciones de servicio), Antonio Caló (metalúrgicos), Andrés Rodríguez (UPCN), Armando Cavalieri (comercio), José Luis Lingeri (obras sanitarias), Jorge Solá (seguros) y Carlos West Ocampo (sanidad), entre otros. No hubo enviados del gremio de Camioneros que lidera Hugo Moyano ni de otras centrales como la CTA.

Lee también:

En representación del sector empresario, participaron Miguel Acevedo y Daniel Funes de Rioja (UIA), Julio Crivelli (Cámara de la Construcción), Enrique Mantilla, Roberto Diab y Julián Jajurin (CAME), Pedro Etcheverry (Cámara de Comercio).