Spot, el robot cuadrúpedo de Boston Dynamics, ha llegado oficialmente a su fase final de desarrollo: ya es posible comprarlo. La compañía que forma parte de Softbank ha anunciado la producción en masa del avanzado robot y que se lo hará llegar a los primeros interesados en tener uno, aunque no ha determinado el precio.

El Spot está orientado a tres entornos principales. En la construcción es capaz de inspeccionar el avance de las obras, permitiendo el análisis mapeado de la misma para comparar cómo está avanzando. En refinerías de petróleo y gas, pues su sistema de visión sirve para para inspeccionar remotamente las instalaciones y mejorar el conocimiento de las operaciones de la planta sin necesidad de enviar a un humano. Así como para la seguridad pública, permitiendo vigilar en modo patrulla sin necesidad de estar físicamente.

Dentro del catálogo de Boston Dynamics, este robot es especialmente ágil y versátil. Es capaz de moverse con total soltura por diferentes espacios gracias a su capacidad de mapeado de entornos, lo que permite a los programadores encargarles situaciones de chequeo puntuales y comprobar que todo está en orden en diferentes situaciones, como puede ser una obra.

El robot viene con una API abierta a terceros completamente programable, con lo que se puede adaptar a diferentes usos, incluyendo el brazo mecánico que ya mostró la empresa en febrero de 2018.

Se mueve a una velocidad de 10 kilómetros por hora, con una autonomía de 90 minutos, aunque sus baterías son extraíbles y se cambian en menos de un minuto. Asimismo, cuenta con la capacidad de cargar 14 kilos de peso y es resistente a entornos duros de entre menos 20 grados y 45 grados centígrados.

Su robot Atlas, cada vez más ágil

Más allá de la salida al mercado de su ‘perro robótico’, Boston Dynamics también ha mostrado los avances de su robot Atlas, su robot humanoide que es cada vez más ágil.

En octubre del año pasado Atlas sorprendió moviéndose por un almacén siendo capaz de hacer parkour, ahora, utiliza todo su cuerpo (piernas, brazos, torso) para realizar una secuencia de maniobras dinámicas que forman una rutina de gimnasia. 

Para hacerlo, no todo es mecánico y uso de su poder hidráulico, sino que desde Boston Dynamics explican han desarrollado un algoritmo de optimización que transforma cada maniobra de gimnasia en movimientos de referencia dinámicamente factibles. Después, Atlas realiza un seguimiento de los movimientos utilizando un controlador predictivo que enlaza suavemente una maniobra con la siguiente.

“Usando este enfoque, desarrollamos la rutina significativamente más rápido que las rutinas Atlas anteriores, con una tasa de éxito del rendimiento de aproximadamente el 80%”, indica la compañía.

Fuente: El Economista