La iniciativa, que se espera sea enviada al Congreso, se basa en la simplificación y menor presión tributaria para el sector

En medio de la campaña electoral, el Gobierno impulsó las leyes Pyme 2.0 y de Promoción de Inversiones, que se suman a la propuesta para fomentar el empleo joven registrado.

El proyecto, que se espera sea enviado al Congreso en los próximos días, se basa en la simplificación y menor presión tributaria para el sector.

Se plantea un esquema progresivo en Impuesto a las Ganancias para pymes, una Cuenta Única Tributaria para aprovechar saldos técnicos impositivos, aduaneros y cargas sociales, así como un paso menos gravoso del monotributo al régimen general. En el proyecto de inversiones se proponen instrumentos para atraer capitales, locales y del exterior.

Para la Unión Industrial Argentina (UIA), en líneas generales “es un buen proyecto”, pero destacaron que “hubiera sido importante avanzar con esto antes, ya que el proyecto está dando vueltas desde hace varios meses”. Pese a ello, la entidad cree que tiene aspectos interesantes.

“Es imprescindible avanzar en la sanción de una ley que contemple nuevos instrumentos para las pymes, y éste es un buen proyecto”, señaló Miguel Rodríguez, vicepresidente Pymi de la UIA.

En tanto, Gabriel Vienni, Director de Departamentos Técnicos de la entidad, señaló que también “hace falta poner en marcha medidas de corto plazo que permitan atravesar esta coyuntura delicada, dinamizando la actividad, brindando alivio fiscal a las PyMEs y recomponiendo el capital de trabajo”.

Lee también:

Se viene el Networking Pymes 4.0

Bajo ese contexto, la central fabril propone incorporar al proyecto mejoras en el financiamiento a pymes, institucionalizando, por ley, alguna línea de crédito productiva a tasa subsidiada como la LCIP que fue dada de baja a fines de 2018.

En cuanto a las economías regionales, la UIA vuelve a la carga con la restitución del decreto 814/01 de alícuotas diferenciales para contribuciones patronales, y trabajar en paralelo, el «adelantamiento del mínimo no imponible en los pagos a la seguridad social para actividades industriales radicadas en el interior del país.

Y a nivel tributario está pidiendo permitir un “uso inmediato de los saldos a favor” en el impuesto a los débitos y créditos bancarios, para evitar que se licúen por la inflación, así que las pymes dejen de ser agentes de retención y percepción.

Respecto de la promoción de inversiones la principal objeción tiene que ver con el piso de u$s10 millones propuesta para recibir los beneficios. El objetivo es que “las pymes puedan acceder a los recursos y no se agote el beneficio rápidamente en pocos grandes proyectos”, señaló Vienni.