Un puerto de carga USB público le habrá salvado la vida a más de uno de nuestros lectores. Sin embargo, cargar tu smartphone en cualquier lado es menos seguro de lo que parece.

De acuerdo a una nueva advertencia lanzada por la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Los Ángeles, los viajeros deben evitar utilizar estaciones de carga públicas en aeropuertos, hoteles y demás lugares públicos debido a que sus dispositivos pueden resultar hackeados.

Esta práctica es llamada “juice jacking” y se produce cuando los delincuentes colocan malware en la estación de carga y sus cables, dejando el cable allí para que un viajero desprevenido lo utilice en su smartphone. Mientras el viajero carga su smartphone, el malware puede “bloquear el dispositivo o exportar información y contraseñas directo al scammer“.

Lee también:

Claramente dar tu información personal a desconocidos no es un precio que valga la pena pagar para cargar tu teléfono por lo que esperamos que se lo piensen dos veces antes de usar una de estas estaciones. ¿Cuáles son las soluciones alternativas? La más sencilla es invertir en un buen cargador portátil, el cual te podrá “salvar” por varias horas. Por otro lado, si encontras una toma de corriente (claramente no las de la estación de carga) podes utilizar tu propio cargador y cargar tu teléfono allí.

Fuente: TweakTown