Por Diego Imperio *

Un 88% de las compañías que se incluían en la lista Fortune 500 en 1955, no existen o se encuentran fuera de este ranking en la actualidad. Ese ha sido uno de los impactos más visibles y tangibles de la revolución digital en los últimos 60 años.

Hoy en día, con la rápida incorporación de las tecnologías 4.0 que conecta el mundo físico con el virtual, probablemente estemos en presencia de la cuarta revolución industrial. ¿Cuál será ahora el impacto de esta nueva revolución? Es difícil poder dimensionarlo numéricamente, sin embargo, está claro que esta nueva realidad obliga a las empresas a maximizar su capacidad de adaptación para asegurar la sustentabilidad del negocio.

La industria 4.0 hace que las empresas cada día tengan acceso a mayor cantidad de datos en tiempo real, cambiando drásticamente la toma decisiones que impactan todo el proceso productivo. La eficiencia en el uso de la internet de las cosas, la inteligencia artificial, la impresión 3D y la robótica para crear procesos automatizados, rápidos y altamente personalizables están cambiando la forma en que hoy trabajamos. Esto incluye a todos los sectores y mercados, sin distinción, abarcando a nuestros empleados, pero también a nuestros clientes.

Frente a esta nueva realidad, en RICOH aconsejamos empezar con una evaluación integral del negocio con la finalidad de identificar las áreas claves para mejorar el desempeño organizacional de nuestros clientes. Nuestra propuesta de valor implica empoderar los espacios de trabajo digitales, impactando positivamente la experiencia de sus colaboradores y sus propios clientes.

Lee también:

Con este objetivo, el diagnóstico analítico se debe concentrar en entender cuan «digital» se encuentran actualmente los procesos en el ambiente laboral, de qué manera se pueden optimizar y también automatizar. La clave es entender cómo pueden estos procesos sumar a la generación de información importante para la empresa en la toma de decisiones en tiempo real.

Como último paso del proceso transformativo, los servicios y soluciones tecnológicas se deben enfocar en apoyar a los líderes de la organización en el desarrollo y conversión de sus estrategias específicas hacia procesos completamente digitales considerando toda la información útil y ahora a la mano. A partir de este punto, se empiezan a avanzar hacia experiencias excepcionales para los colaboradores y clientes, de manera que se impulsa un crecimiento sostenible del negocio a través de las plataformas digitales.

En conclusión, en Ricoh agregamos valor a las empresas incorporando nuevas soluciones y tecnologías, integrándolas con las existentes dentro de los nuevos modelos de negocio y fundamentalmente alineadas a las necesidades y expectativas de los clientes. El resultado final esperado es una compañía con procesos más eficientes, mayores ahorros y mejor resultado operativo. Una compañía acorde a la nueva realidad de la Industria 4.0.

(*) Presidente & CEO de Ricoh Latin America

Fuente: Canal Ar