Épicos es un emprendimiento que surge hace un año entre cuatro primos (Tobías, Ramón, Ignacio y Lucas), que quisieron proponer un nuevo modelo de producción de alimentos.

Desde el campo a la góndola. Los emprendedores vieron un problema federal: un sistema agrícola dependiente de agroquímicos que contamina el ambiente, el agua y a las personas, y un modelo agroexportador que no genera valor agregado ni trabajo en el interior del país. Las principales consecuencias de este sistema son un ambiente contaminado, pueblos abandonados y ciudades atestadas de gente. Ellos proponen un nuevo sistema de producción de alimentos agroecológicos, sin químicos e industrializados en molinos harineros.

¿Cuál es la propuesta? 

A través de un convenio, los dueños de campo se comprometen a destinar algunas hectáreas a la producción agroecológica. Épicos les da las semillas, el know how, acompaña el desarrollo del cultivo y luego le compran al productor asociado toda la cosecha para mandarla a industrializar. Los emprendedores confirman que el dueño de los campos triplica su margen de ganancia a la vez que cuida el suelo, el agua y a las personas. Los emprendedores producen sin utilizar agroquímicos, agregan nuevos cultivos al típico sistema de monocultivos y además, con el 1% de las ventas plantan árboles en bosques nativos degradados a través de ReforestArg ( un programa de restauración ecológica del bosque nativo). 

Épicos produce alimentos nutritivos, como el lupino, una semilla que no se utilizaba en Argentina. 

Una legumbre con tres veces más proteína que la quínoa, tres veces más fibra que la avena y tres veces más hierro que el kale”, cuenta Tomás Merlo, licenciado en Ciencias Ambientales y uno de los fundadores. El lupino es un alimento con prebióticos que mantienen la biota intestinal y compuestos bioactivos antioxidantes y antivirales.

Esta semana, Épicos fue el ganador de “Emprender con Impacto”

Un programa de formación y aceleración online regional para emprendedores con impacto económico, social y ambiental organizado por Mayma y Mercado libre. El jurado reconoció como diferencial que los emprendedores producen alimentos alternativos de alto valor nutricional que no dañan el ambiente al producirse, libres de pesticidas y libres de gluten. “Emprender con Impacto” consistió en un programa de formación y construcción de comunidad de tres masterclass abiertas, doce clases online y más de 40 encuentros virtuales de acompañamiento de expertos en cada país, que se sumaron a una plataforma de estudios con material para profundizar los contenidos y foros de temáticas conversadas.

Durante el programa, nos ayudaron a organizarnos para convertir un sueño en una empresa bien organizada

A crear una planificación anual y a terminar de definir los roles del equipo. Nos metieron en un mundo de emprendedores donde nos damos apoyo entre todos”, cuenta Merlo.

Lee también:

Los emprendedores ya tienen sembrados cultivos en tres campos. 

El primer productor que aceptó la propuesta de Épicos fue el papá de Ignacio. “Le pedimos que confíe en el sistema. Al principio costó, nos encontramos con errores, pero él siguió apostando por nosotros como productor socio. Cuando empezamos a ver los buenos resultados nos llamaron otros productores rurales con ganas de ser parte. Ahora, necesitamos generar mayor demanda para crecer en los campos”, comenta Merlo.

Fuente: Redacción