Se establecieron las condiciones para el funcionamiento de una serie de instrumentos fundamentales para el financiamiento de la micro, pequeñas y medianas empresa.

 El Gobierno reglamentó finalmente la Ley 25.300 de fomento a las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), aprobaba en agosto del año pasado, y estableció las condiciones para el funcionamiento de una serie de instrumentos fundamentales para el financiamiento de este sector.

Al cabo de un año, los decretos 1074, 1075 y 1076 publicados hoy en el Boletín Oficial, establecieron el funcionamiento de los fondos Nacional para el Desarrollo de la Mipyme (Fonapyme) y de Garantías para las Mipyme (Fogapyme), otorgaron preferencia a las mipymes en las licitaciones públicas, y fijaron los límites operativos de las Sociedades de Garantías Recíprocas (SGR).

Lee también:

Acindar Pymes ya avaló más de $8.800 millones en el año

El Gobierno reglamentó finalmente la Ley 25.300 de fomento a las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), aprobaba en agosto del año pasado, y estableció las condiciones para el funcionamiento de una serie de instrumentos fundamentales para el financiamiento de este sector.

Al cabo de un año, los decretos 1074, 1075 y 1076 publicados hoy en el Boletín Oficial, establecieron el funcionamiento de los fondos Nacional para el Desarrollo de la Mipyme (Fonapyme) y de Garantías para las Mipyme (Fogapyme), otorgaron preferencia a las mipymes en las licitaciones públicas, y fijaron los límites operativos de las Sociedades de Garantías Recíprocas (SGR).

Fuente: DYN