Hay que tener algo bien en claro: 4 de cada 10 litros que hoy se comercializan en el mundo es a granel, un negocio anual de 3 mil millones de euros.

El comercio esta enviando una señal muy importante ya que hoy se adquieren vinos que pueden enviarse de una manera mucho más económica, eficiente y en cuidado con el ambiente (menos botellas, menos etiquetas, menos corchos, menos energía de transporte, menos cartón , etc). En definitiva, es un negocio más sustentable en lo económico (se ofrece el mismo producto a menor precio), en lo ecológico (menos emisión de dióxido de carbono al aire) y en lo social (permite llegar y satisfacer a más gente). Pasando en limpio: la noticia es que el comercio ya no está solo interesado en el vino embotellado.

Hacia este comercio apuntan las bodegas argentinas, y con más razón San Juan debe apostar a ello, porque tiene muy buena relación precio calidad en sus vinos, especialmente el proveniente de bodegas pymes de capital nacional.

Es por eso que el Gobierno de San Juan estuvo presente la semana pasada en la mayor Exposición Mundial de Vinos a Granel, World Bulk Wine Exhibition, celebrada por dos días en Holanda, una oportunidad para hacer contactos y contratos.

El mismo ministro de la Producción de la provincia de San Juan , Andrés Díaz Cano, estuvo junto a las bodegas locales en el stand de Argentina para ofrecer vinos a más de 6.000 visitas de profesionales de 60 nacionalidades. Y el jueves el gobernador Sergio Uñac recibirá a integrantes de la Cámara Argentina de Vinos a Granel.

Cómo se mueve

España sigue siendo el mayor productor mundial de vino a granel. Ha sido la base de sus exportaciones.

Más de tres cuartos (76%) de los vinos que importa Francia es a granel, y la mayoría no tiene una indicación geográfica ni una declaración varietal. Sigue luchando por obtener vinos genéricos básicos. España es su mayor fuente de vino importado con una cuota de mercado del 61% de vino a granel.

Sudáfrica, otro proveedor de importancia, ha tenido por la sequía la cosecha más baja desde 2005. Por esta razón sus exportaciones de vino a granel cayeron un 34% en volumen y un 19% en valor, según el banco holandés Rabobank.

Chile, por el contrario, aumentó sus graneles en un 16% de enero a agosto, principalmente debido al aumento de la demanda de vinos a granel en China, el Reino Unido y los Estados Unidos. Pero esto vino fue a expensas de los vinos embotellados.

Argentina experimentó un aumento continuo en los envíos de volumen al extranjero durante los primeros ocho meses del año, casi un 18%, impulsado en gran medida por las exportaciones a granel, un 67% más. Sin embargo, no hubo cambio en el valor.

Estados Unidos tuvo una desaceleración en las exportaciones de los precios del vino a granel, con volúmenes que aumentaron alrededor de un 4% y un valor de 1% durante la primera mitad del año.

Sin embargo, La Organización Internacional de la Vid y el Vino, afirma que el mercado global en general ha regresado a 263 millones de hectolitros “muy manejables”, con la probabilidad de que surja un mercado comercial más equilibrado.

Rabobank señala precios de vino a granel “ampliamente estables” en los próximos meses, lo que parece indicar un retorno a condiciones comerciales más tranquilas. A pesar de la creciente imprevisibilidad en el mercado, causada por crisis políticas en curso como el Brexit y la cuestión de los aranceles comerciales de los Estados Unidos a los vinos franceses y españoles en particular, Rabobank afirma que “los precios del vino a granel para el futuro cercano son más propensos a subir que a caer”.

El vino a granel opera en un universo paralelo al mundo del vino premium. El vino a granel, es un tema del que algunas empresas no quieren hablar. No encaja con la idea de obtener vinos únicos de todo el mundo para el comercio premium.

Pero como la calidad del vino embotellado en el mercado es posiblemente la misma, y ofrece considerables ahorros, más clientes comenzarán a hacer preguntas por qué no se les ofrece una solución de vino a granel para algunos de sus vinos.

La ventaja es que el granel ahora también viene en formas y formatos muy diferentes. Se podría argumentar que el vino de barril o de grifo, o el vino de la casa, son simplemente una extensión de la demanda de vinos que pueden enviarse de una manera mucho más económica, eficiente y ambiental. El desarrollo de la tecnología de barriles y vinos de barril está abriendo la puerta a más puntos de venta premium para ofrecer un servicio muy diferente a sus clientes.

El periodista especializado, Richard Siddle, ha publicado en el sitio británico The Buyer, que a medida que aumenta la presión sobre los márgenes y la necesidad de impulsar el valor en la cadena de suministro comercial, los vinos a granel y embotellados en el mercado tienen un papel clave que desempeñar para ofrecer a los clientes y consumidores la calidad, pero valoran los vinos que anhelan.

Es justo decir que el enorme crecimiento e importancia en el vino a granel, hasta la fecha, ha sido respaldado por el poder y la influencia de los principales supermercados. Su demanda de vinos para producir sus propias etiquetas y marcas exclusivas ha ayudado a impulsar la demanda de los enormes volúmenes de vino que ahora se envían todos los días en todo el mundo.

Solo la cantidad de vino necesaria para satisfacer sus necesidades cada mes o trimestre es suficiente para que muchos productores de vino y corredores de vino a granel puedan vivir de manera saludable.

Pero si bien la importancia de los supermercados para la industria del vino a granel todavía está muy viva y da pie al enorme éxito que han tenido al tomar más control de su cadena de suministro, y su capacidad para reducir costos y administrar sus negocios de manera más eficiente, ahora ha captado el ojo de los principales jugadores en el comercio.

Para empezar, el enorme aumento en el número de personas que desean comer y beber de manera más regular ha ayudado a impulsar el enorme crecimiento en el número de las principales cadenas y grupos de restaurantes a los que pueden elegir ir.

Los proveedores están recurriendo cada vez más al sector del vino a granel para que puedan enviar, mezclar, embotellar en el mercado y poder brindar a esas cadenas de restaurantes y grupos hoteleros el servicio de vino de calidad constante que exigen.

Alliance Wine, por ejemplo, ha establecido una instalación de embotellado en uno de sus productores de Rioja para recibir vino a granel enviado desde Australia, Argentina, Chile y Sudáfrica, así como sus fuertes contactos en España e Italia. Usar vino a granel, ya sea de sus propios intereses de bodega en esos países o de terceros productores.

Vino que luego irá a los principales clientes tanto dentro como fuera de los comercios, con un enfoque particular en la construcción de volúmenes más grandes con clientes más grandes en el comercio.

También forma parte de lo que Alliance Wine llama construir y administrar una cadena de suministro sostenible donde puede ofrecer y proporcionar valor y margen tanto al productor en un extremo como al cliente en el otro, y todas las partes intermedias.

Además permite trabajar con sus clientes comerciales para crear marcas y etiquetas exclusivas hechas de vino que controlan en cada paso del camino. Darle un punto de diferencia real en lo que sabemos es una ruta tan competitiva hacia el mercado.

Lee también:

Ehrmanns ha podido llevar esa construcción de marca a otro nivel con su marca argentina Beefsteak Club . Ahora está enviando unos 1,25 millones de litros de Malbec argentino al Reino Unido para ser embotellados en Greencroft. Su marca Beefsteak se ha convertido en un éxito tanto dentro como fuera de los comercios, y mediante la creación de diferentes etiquetas.

Un tema polémico

Embotellar grandes volúmenes de vino en el mercado sigue siendo un tema polémico. Para algunos, todavía significa vinos de menor calidad y homogéneos que no son adecuados para un importador de vinos especializado

Pero algo es cierto: la gran cantidad de “vino de la casa” que ofrecen en bares y casas de comida indica que hay gente que los prefiere cada día más.
Muchos dicen que hay poca diferencia para vinos que vengan en botella o a granel. De hecho, se podría argumentar que los vinos son más estables enviados en grandes tanques flexibles en lugar de estar en botella durante semanas en el mar.

Esto es lo que se viene. Un negocio que los importadores de tamaño mediano ven como ventaja comercial de trabajar más con vino a granel. Un objetivo donde el gobierno de Alberto Fernández debe apuntar con políticas públicas que estimulen la exportación de las bodegas, en especial las pymes, y que esto se traduzca en precios justos por la uva que aporta el eslabón más perjudicado de la cadena: los productores.

Fuente: Diario de San Juan