El sector representa 27.000 empleos directos y tiene una fuerte incidencia en la economía del interior argentino.

En estos días que se habla de un reordenamiento económico que favorecerá a las pymes, es propicio destacar los datos actualizados sobre las pymes que fabrican maquinarias agrícolas.

En Argentina hay 1.200 pymes que pertenecen a la industria de agromáquinas y que generan 27.000 empleos directos, según el reciente informe del IERAL de Fundación Mediterránea.

Hasta ahora, no se había hecho un estudio tan exhaustivo en todo el país para llegar a cifras bien finas y fue elaborado por encargo de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA).

Vale aclarar que 27.000 son los puestos de trabajo vinculados con la producción y no se tienen en cuenta actividades conexas, como las que representan los concesionarios, por ejemplo.

Tal vez el número no sea impactante al pronunciarlo, pero sí lo es cuando se tiene en cuenta la fuerte incidencia del sector para la economía del interior de Argentina.

Soporte

El entramado de localidades de las principales provincias como Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires, tiene un amplio vínculo con la vida de las empresas de maquinarias agrícolas.

En Armstrong, por caso, un lugar santafesino emblemático de los fierros del campo, el 20% de la población económicamente activa depende de la fabricación de agromáquinas.

En Marcos Juárez, polo industrial por excelencia de la provincia de Córdoba, esa dependencia llega al 10%.

Toda esa importancia se acrecienta al recordar que hay un universo de talleres metalúrgicos que proveen a las fábricas y que también contribuyen al movimiento económico de cada pueblo.

Lee también:

Perentorio

Las pymes fierreras vienen sobrenadando las aguas de la crisis a fuerza de resignar rentabilidad y posibilidades de reinversión.

Pero el esfuerzo no puede ser sostenido indefinidamente en el tiempo y esas pymes también requieren de apoyo.

En este caso, una ayuda fundamental será que los productores y contratistas tengan créditos accesibles para comprar máquinas. También que se resuelvan cuestiones impositivas que impactan sobre las empresas.

Así, la rueda del interior fierrero podrá seguir girando.

Fuente: Maquinac