El flamante presidente anunció medidas económicas para reactivar el consumo, creación de empleo, alivio para las pymes y que hará con la deuda pública. También adelantó reformas en distintos niveles del Estado

El flamante presidente Alberto Fernández anunció durante su discurso ante la Asamblea Legislativa una serie de medidas económicas y sociales, así como la reforma de sectores relevantes del Estado como el Poder Judicial y los servicios de inteligencia. También trazó un diagnóstico de la situación socioeconómica que dejaron los cuatro años de gestión de Mauricio Macri. 

Los puntos centrales del discurso:

  • La primera reunión oficial del gobierno consistirá en un encuentro de trabajo sobre el Plan Integral Argentina Contra el Hambre. “Allí todo nuestro gabinete y las personalidades de la sociedad civil que generosamente se han sumado a nuestro llamado, comenzaremos la acción que ponga fin a este presente penoso”, dijo.
  • La situación de las PyMEs tiene también proporciones dramáticas, requiriendo un alivio fiscal y estímulos apropiados.
  • Anunció que implementará un sistema masivo de créditos no bancarios a tasas bajas.

Dijo que pondrá en marcha acciones que faciliten que todos los titulares del salario social complementario puedan insertarse en el mundo laboral y cobrar por su trabajo. Señaló que pretende garantizar el derecho al primer empleo, a través de becas solventadas por el Estado para que jóvenes se capaciten y trabajen en empresas, PyMEs, organizaciones sociales y de la economía popular y la agricultura familiar

  • En los próximos días convocará a los trabajadores, a los empresarios y las diversas expresiones sociales, para la puesta en marcha de un conjunto de Acuerdos Básicos de Solidaridad en la Emergencia, “que constituyan el cimiento sólido a partir del cual se vuelvan a encender los motores de nuestra economía”, aseguró.
  • Anunció que no le darán tratamiento parlamentario al Presupuesto Nacional proyectado por el gobierno saliente para el ejercicio 2020. “Sus números no reflejan ni la realidad macroeconómica, ni las realidades sociales, ni los compromisos de deuda que realmente han sido asumidos”, señaló, y agregó: “Un presupuesto adecuado solo puede ser proyectado una vez que la instancia de negociación de nuestras deudas haya sido completada y, al mismo tiempo, hayamos podido poner en práctica un conjunto de medidas económicas, productivas y sociales para compensar el efecto de la crisis en la economía real”.
¿Qué dijo sobre la deuda y las posibilidades de pago?
  • “Necesitamos aliviar la carga de la deuda para poder cambiar la realidad. Debemos volver a desarrollar una economía productiva que nos permita exportar y así generar capacidad de pago. Quiero que todos comprendamos que el gobierno que acaba de terminar su mandato, ha dejado al país en una situación de virtual default. Por momentos siento estar transitando el mismo laberinto que nos atrapó en 2003 y del que pudimos salir con el esfuerzo del conjunto social”, señaló.

“Vamos a encarar el problema de la deuda externa. No hay pagos de deudas que se puedan sostener si el país no crece. Tan simple como esto: para poder pagar, hay que crecer.

Buscaremos una relación constructiva y cooperativa con el Fondo Monetario Internacional y con nuestros acreedores. Resolver el problema de una deuda insostenible que hoy tiene Argentina no es una cuestión de ganarle una disputa a nadie. El país tiene la voluntad de pagar, pero carece de capacidad para hacerlo”.

  • Acuerdo de precios y salarios. La consistencia integral de lo que proponemos en materia de todas las variables del plan -precios, salarios, tarifas, tipo de cambio, aspectos monetarios, fiscales y sociales-, serán explicitadas en los próximos días, convocando a todos los sectores involucrados.
  • Descentralización del Estado. Adelantó que realizará un análisis “exhaustivo” a fin de descentralizar y/o relocalizar en distintas provincias a los organismos del Estado Federal.
  • Infraestructura. Planteó el desarrollo de una con una infraestructura federal. “Vamos a desplegar por todo el país un Plan de Reactivación de Obras Públicas, que estén asociados al desafío ecológico y nos permitan mejorar un eco-sistema de relaciones ambientales, sociales y productivas”.

“Serán proyectos de ejecución rápida y con gran empleo de mano de obra local, destinados a mejorar la seguridad vial y la accesibilidad, el ordenamiento urbano y territorial, la construcción y el mantenimiento de edificios públicos y la infraestructura hidráulica, entre otros”, dijo. 

Lee también:

  • Vivienda y hábitat. Vamos a desarrollar un ambicioso plan de regularización del hábitat y de la construcción de viviendas. Es inadmisible pensar que en pleno siglo XXI millones de argentinos no tengan un techo bajo el cual guarecerse. El nuevo Ministerio del Hábitat y la Vivienda ha sido instituido con el propósito de atender a la solución de esas carencias.
  • Dijo que en los próximos días enviar al Parlamento un conjunto de leyes que consagren una integral reforma del sistema federal de justicia. “Estaremos reorganizando y concentrando los esfuerzos de la justicia de modo que se pueda enfatizar con eficacia y transparencia la investigación del crimen organizado, el crimen complejo y el narcotráfico y la droga, que son flagelos que debemos abordar con un carácter sistémico”, agregó.
  • Decidió que sea intervenida la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), para impulsar así una reestructuración de todo el sistema de inteligencia e información estratégica del Estado. La decisión incluye que los fondos reservados, “no sólo dejarán de ser secretos, sino que serán reasignados para financiar el presupuesto del Plan contra el Hambre en la Argentina”, aseguró.
  • Reforma de la política de seguridad ciudadana. En este contexto, anunció también que en las próximas semanas enviará al Parlamento una propuesta de transformación y coordinación estructural de toda la política de seguridad ciudadana y prevención de la violencia.
  • Anunció una reformulación en lo que ha sido hasta hoy el manejo de la pauta de publicidad del Estado. No habrá pauta del Estado para financiar programas individuales de periodistas. Sólo se destinará a instituciones periodísticas.